5 Forjadores modernistas que deberías conocer

Pasa muy a menudo que mucha gente conoce a los grandes arquitectos modernistas, pero no los brillantes artesanos modernistas que colaboraron en sus edificios. Antoni Gaudí, Josep Puig i Cadafalch, Domènech i Montaner… Todo el mundo conoce sus nombres, pero ¿nos suenan del mismo modo Manuel Ballarín, los hermanos Badia, o Joan Oñós? ¿Sabemos en qué edificios colaboraron? Ahora puedes descubrir grandes forjadores modernistas gracias a esta selección.

Germans Badia Miarnau

A medio camino entre la Casa de les Punxes y la Sagrada Familia, en el número 270 de la Calle de Nàpols tenían su taller Luis y José Badia y Mirarnau, construido por Gaudí. Colaboladores habituales de Antoni Gaudí y Josep Maria Jujol, una de sus obras más conocidas son la reja y balcones de la Pedrera, la puerta de Bellesguard y los hierros de la fachada de Casa Batlló. También lo son los hierros de la fachada del Palau Güell y su conocido escudo heráldico, que hicieron todavía bajo las órdenes de su maestro: Joan Oñós.

Joan Oñós

Maestro forjador, enseñó a los hermanos Badia el arte de la forja modernista hasta su jubilación. También con un taller próximo a la Sagrada Familia, en la calle Aragó entre el Passeig de Sant Joan y la calle de Roger de Flor, Joan Oñós colaboró con Gaudí en varios proyectos. Son obra suya la reja que rodea y protege el árbol genealógico de Jesucristo a la Sagrada Familia, la reja de la Casa Vicens, los picaportes de la Casa Calvet y los aparatos de luz de gas del Palau Güell.

Casa Batllo Tribuna

Salvador Gabarró

También colaborador de Gaudí, realizó toda obra que conozcamos bajo las directrices y encargos de Joan Oñós, no conocemos casi nada más de su figura, pero sabemos que colaboró con Gaudí al Palau Güell.

Vallet i Piquer

El sr. Vallet y Piquer fue un forjador que también colaboró con Gaudí. A pesar de que no se conocen muchos detalles de sus obras y vida, sí que sabemos que fue el encargado de manufacturar la conocida reja de los Pabellones Güell, con la increíble puerta de hierro forjado del dragón.

Dragon Pabellones Güel

Manuel Ballarín i Lancuentra

Finalmente nos encontramos con Manuel Ballarín, el más fiel colaborador de Puig y Cadafalch. Su taller, Casa Ballarín, se encontraba en la calle del Peu de la Creu y era uno de los más grandes e importantes de finales del s.XIX y principios del XX. Contaba con más de 20 operarios a su taller y colaboró en diez de las obras de Puig y Cadafalch, entre las cuales se encuentran la Casa Macaya, la Casa Amatller y la increíble Casa de les Punxes. También colaboró en los famosos Bancos-Farolas de Paseo de Gracia, de los que hizo las farolas, con el clásico “coup de fouet”. Manuel Ballarín modernizó y popularizó en 1900 la técnica de la forja mediante la producción seriada mecanizada y los diseños propios, que permitieron reducir drásticamente el precio de las piezas decorativas. El resultado de esta revolución se puede ver en la impresionante decoración de Casa de les Punxes.

Forja Casa de les Punxes

Hasta aquí llega nuestra selección de forjadores modernistas. ¿Conoces alguno más del que no hayamos hablado?

La Casa de les Punxes, un edificio singular

La Casa Terradas o Casa de les Punxes es el gran proyecto de Puig y Cadafalch. En este edificio, el arquitecto experimentó con sus dimensiones monumentales y pudo construir un edificio aislado de los otros. Son muy pocas las ocasiones en qué esto fue posible en el Eixample de Barcelona, por las características del barrio. Además, la Casa de les Punxes ocupa un bloque triangular de edificios aislado, siendo el único edificio modernista con esta peculiar ubicación. Esta, pero, no es la única singularidad que tiene la casa en el ámbito arquitectónico.

Eixample Barcelona

La Casa de les Punxes fue un edificio que se hizo porque las tres hermanas de la familia Brutau Terrades vivieran en él: Rosa, Ángela y Josefa. En vez de diseñar tres edificios aislados, Puig y Cadafalch decidió construir un solo bloque unitario de dimensiones monumentales que destacara en la Avinguda Diagonal. El solar de Casa de les Punxes es muy irregular y hexagonal, lo que convirtió el diseño de la casa en un singular reto arquitectónico entre la Avinguda Diagonal y las calles de Bruc y del Rosselló.

El bloque de Casa de les Punxes cuenta con un basamento de piedra que cubre toda la altura hasta la planta baja, a partir del cual encontramos ladrillo visto, combinado con el tono cobrizo de la piedra clara de Calafell presente en algunos elementos constructivos de la casa. Esta combinación dio a la Casa de les Punxes su conocido color rojizo, lo que la hizo destacar de su entorno en el momento de su construcción y todavía hoy en día.

Casa de les Punxes

La decoración y composición de la casa es distinta en las diferentes fachadas a causa de la singularidad de su forma. Las dos fachadas principales, más estrechas, cuentan con una gran tribuna que señala los diferentes niveles y pisos de la casa mediante unos recuadros de piedra blanca con motivos vegetales, que se extienden y repiten a las ventanas. Cada una de estas fachadas está coronada por diferentes triángulos, acabados en punta. El triángulo central de estos cuenta con un panel cerámico decorativo a su parte superior, que hace referencia a diferentes simbologías vinculadas a la historia de la casa, su estilo y sus habitantes. También arriba de todo del increíble edificio encontramos las características seis torres acabadas en punta que dan el conocido sobrenombre en la casa: la Casa de les Punxes

Torres Casa de les Punxes

Estas son solo algunas de las singularidades de la casa en el ámbito arquitectónico. La Casa de les Punxes todavía tiene muchas más curiosidades que ofrecer a sus visitantes y las podremos ir descubriendo en los próximos artículos del blog y dentro de la propia Casa de les Punxes.

 

 

Divertidos planes para celebrar el Día del Padre en casa

El 19 de marzo, es un día muy especial: El Día del Padre. Es un día pensado para pasarlo en familia y disfrutarlo con tus seres más queridos. Desgraciadamente, debido a la situación actual, muchas familias han tenido que cancelar sus planes para la celebración de este día, pero ese no es un motivo para dejar de celebrarlo. Des de Casa de les Punxes queremos ofreceros ideas originales y manualidades para que podáis disfrutar de este gran día con los más pequeños en casa.

Había una vez en el centro de Barcelona, en la Avinguda Diagonal, una casa tan grande tan grande que parecía un castillo: la Casa de les Punxes. Esta casa se construyó hace más de 100 años para una familia catalana muy importante, la familia Terradas Brutau. De hecho, su nombre original no es Casa de les Punxes, sino Casa Terradas, pero todo el mundo la conoce por este nombre por la forma que tiene.

¡Necesitamos artesanos!

Hace mucho tiempo, Bartomeu, le pidió a su amigo arquitecto Josep Puig i Cadafalch que construyese la Casa de les Punxes para que vivieran sus 3 hermanas: Rosa, Josepa y Angela. ¡Pero Puig y Cadafalch, no la pudo construir solo! Por eso le ayudaron los mejor artesanos. Entre todos, diseñaron una casa única para las hermanas de Bartomeu. 

¿Has visto qué decoración tan bonita hicieron?

Ahora necesitamos otra vez la ayuda de los mejores artesanos para hacer nuevas decoraciones para la casa ¿Nos ayudáis a pintarla?

Descarga las plantillas para colorear la Casa de les Punxes

Plantilla 1

Plantilla 2

¿Alguien sabe construir casas?

 A Puig y Cadafalch le gustaba mucho la época medieval, era historiador y arqueólogo, además de arquitecto. Durante sus viajes había visto los castillos e iglesias más importantes e impresionantes de todo el mundo.

Cuando le dijeron que tenía que construir una casa para las tres hermanas, quiso hacerla lo más llamativa y grande posible… ¡Con un montón de ventanas! ¡Y una entrada para cada hermana! ¡Y balcones!

¿Verdad que le quedó bonita?

¿Cómo la habríais hecho vosotros? ¿Le habríais puesto otros colores a la casa? ¿Aún más ventanas? ¡Ahora podéis construir vuestra propia Casa de les Punxes y enseñárnosla!

Descarga las plantillas para construir vuestra Casa de les Punxes

Plantilla 1

Plantilla 2

¡Buscamos un cuentacuentos!

A uno de los artesanos que hacían la Casa de les Punxes le gustaba mucho la leyenda de San Joge y el dragón. Este artesano era Enric Monserdà y decidió hacer un plafón de San Jorge luchando contra el dragón en la casa de Josepa. ¿No lo habéis visto nunca? ¡Es muy bonito!

Como ya sabéis, en la leyenda de San Jorge, el caballero de San Jorge salva a una princesa del malvado dragón. Esta leyenda es muy antigua, es de la época medieval… ¿Creéis que hoy en día podría ser diferente? A lo mejor el dragón no sería tan malo, o el caballero tan valiente… ¿y si la princesa se salvara ella o se hiciera amiga del dragón? ¡Podrían cambiar tantas cosas… que queremos que nos contéis qué os gustaría más!

¿Nos compartís el resultado de vuestras manualidades? ¡Nos encantaría verlas! Por favor, mandadnos vuestras creaciones a info@lespunxes.com.


Recibe novedades y ofertas exclusivas en tu correo.
¡Tranquilo! no vamos a llenarte el buzón de publicidad. Te mandaremos sorteos y contenido exclusivo solo una vez al mes.

La historia de Bartomeu Terradas y el Fútbol Club Barcelona

Bartomeu Terradas es conocido por haber sido el primer tesorero del Fútbol Club Barcelona y su segundo presidente, pero su relación con el club va más allá de estos dos hechos. ¿Lo sabías?

Bartomeu Terradas y Brutau nació en 1874, 25 años antes de que fuera fundado el Fútbol Club Barcelona, popularmente conocido como Barça. Hijo de Bartomeu Terradas Mont y de Àngela Brutau Manent, nació en familia burguesa junto con tres hermanas: Àngela, Rosa y Josepa, que más tarde habitarían la Casa de les Punxes.

En su juventud, Bartomeu fue enviado a estudiar en el extranjero, concretamente a Suiza y Francia. En esta última empezó a jugar a fútbol.

Bartomeu Terradas fue uno de los doce fundadores del Fútbol Club Barcelona, entre los cuales destacan figuras tan conocidas como Joan Gamper o Walter Wild. El joven Terradas jugó el primer partido del Barça y fue su primer tesorero. Al cabo de un tiempo se convirtió en el segundo presidente del club, el primer catalán, relegando a Wild en 1901. No solo ayudó al club con estos cargos, sino que también fue uno de los primeros mecenas del Fútbol Club Barcelona. Cuando el club tuvo que abandonar el primer campo de fútbol donde jugaban, Terradas aportó 14.000 pesetas para alquilar el terreno donde se situaría el segundo.

Durante los años de la presidencia de Terradas, el Barça ganó su primer título: la Copa Macaya en 1902. Un año antes, su padre murió, teniéndose que hacer cargo del negocio familiar. Aquel año también se casó con Pilar Soler Julià, con quién tuvo diez hijos.

Bartomeu llegó a jugar un total de 31 partidos y dejó de jugar en 1903. Empezó a alejarse del Barça a partir del 1905, puesto que la profesionalización del club y los jugadores, llevaron a sentir a Terradas que se estaba perdiendo el concepto inicial del club. Entre estos años pidió construir a Puig y Cadafalch una casa para sus hermanas, que acabará siendo la increíble Casa de les Punxes.


Recibe novedades y ofertas exclusivas en tu correo.
¡Tranquilo! no vamos a llenarte el buzón de publicidad. Te mandaremos sorteos y contenido exclusivo solo una vez al mes.

Ramón Casas, el retrato del modernismo

Ramón Casas es uno de los pintores modernistas más conocidos, sobre todo por sus famosos retratos de las grandes personalidades del momento. Entre aquellos que han pasado por delante de sus pinceles encontramos a Pablo Picasso, Puig i Cadafalch y Santiago Rusiñol.

Ramón Casas i Carbó nació en Barcelona el 4 de enero de 1866. Es conocido como uno de los grandes artistas del modernismo catalán por sus variopintas creaciones. Forman parte de su obra desde pinturas formales como retratos a carteles, postales e incluso caricaturas. A través de su obra podemos conocer mejor la vida de principios del s.XX y a sus grandes artistas.

Ramón Casas abandonó la escuela con tan solo 12 años para empezar sus estudios artísticos en el estudio de Juan Vicens Cots. Estuvo tres años aprendiendo las técnicas pictóricas en él hasta que se trasladó a París, donde aprendió del pintor Charles August Émile Duran, «Carolus», un gran admirador de Velázquez y más tarde de Henri Gervex. Durante su estancia en París cofundó la revista L’Avenç i publicó en ella su primer dibujo.

Durante su primer despegue artístico conoció a grandes artistas del momento como Santiago Rusiñol, Eugène Carrière o Ignacio Zuloaga. Logró recuperarse de una primera tuberculosis en Barcelona y tras ella, Rusiñol y Casas empezaron a trabajar juntos en Por Cataluña (desde mi carro), una obra que recoge sus vivencias recorriendo en un carro a caballo rincones de Cataluña, con textos de Rusiñol e ilustraciones de Casas. Las colaboraciones entre ambos artistas fueron desde entonces cada vez más frecuentes y exitosas, llegando a vivir juntos en París junto con otras curiosas figuras del modernismo como Miguel Utrillo.

En su vuelta a Barcelona, Casas financió el Quatre Gats, un famoso bar ubicado en los bajos de la Casa Martí de Puig i Cadafalch que acogió diversas exposiciones y tertulias de arte. También crearon entre Pere Romeu, Rusiñol, Miquel Utrillo y Casas una revista literaria homónima.  A partir de 1900 su fama aumentó drásticamente y consiguió sus primeras exposiciones individuales, culminando en la gran exposición y homenaje a su obra que organizó el Reial Cercle Artístic en 1930. En su regreso a la ciudad condal también conoció a Julia Peraire, una joven vendedora de lotería con la que terminó casándose en 1922 a pesar de la oposición de la familia del pintor.

Unos años más tarde, Casas volvió a enfermar de tuberculosis, aunque siguió creando y exponiendo su obra. Murió el 29 de febrero de 1932 a causa de la tuberculosis y fue enterrado en el Cementerio de Montjuic de Barcelona.


Recibe novedades y ofertas exclusivas en tu correo.
¡Tranquilo! no vamos a llenarte el buzón de publicidad. Te mandaremos sorteos y contenido exclusivo solo una vez al mes.

3 Planes de San Valentín en Barcelona

Tanto si eres turista o local, celebrar San Valentín en Barcelona es una idea genial. Si no la conoces, no hay mejor día para descubrir la Ciudad Condal con quien más quieras y si crees que ya lo has visto todo… te animamos a redescubrir qué puede ofrecerte aún esta maravillosa ciudad en un día tan especial.

  1. Recorre Barcelona: por tierra, mar o aire

Si no conocéis la ciudad, siempre podéis coger un buen mapa o guía turística y lanzaros a descubrir sus mágicos rincones. Un paseo por los pintorescos barrios del Gótico o el Raval os trasladará a la Edad Medieval, mientras que un paseo por Avinguda Diagonal o Passeig de Gràcia os llevará a principios del SXX con sus grandes edificios modernistas como la Casa Batlló, la Pedrera o la Casa de les Punxes.

Por otro lado, si ya conocéis los encantos que ofrece la ciudad a pie de calle siempre podéis apostar por verla desde otro punto de vista. Redescubrir Barcelona en uno de sus barcos turísticos no parece mala idea para los locales ¿has experimentado Barcelona desde el mar alguna vez?

Otra idea que se nos ocurre es por el aire. ¿Has pensado en lo romántico que son unas buenas vistas? ¡Imagínate las de un teleférico! O si quieres verla desde las alturas sin despegar los pies del suelo también podéis ir a un sitio con buenas vistas como los conocidos Bunkers del Carmel, aunque en estas fechas es un sitio muy concurrido. Si quieres algo más de intimidad y una experiencia exclusiva lo que te recomendamos de verdad es ir a Casa de les Punxes y disfrutar de su Visita Mirador, con acceso exclusivo al mirador del emblemático edificio desde el cual pueden disfrutarse las vistas más románticas de Barcelona. ¡Se ha abierto el espacio justo en San Valentín! ¿Coincidencia?

  1. Degusta el día

Otra gran opción y compatible con el plan anterior es la de salir a comerte Barcelona. ¿Cómo? Descubriendo sus mejores restaurantes. La Ciudad Condal está llena de restaurantes de distintos tipos que sirven comida de todos los rincones del mundo. ¿Eres más de comida japonesa, mejicana, italiana o española? Sea de la que seas, podrás encontrar mil opciones con un gran surtido de romanticismo en cada una de ellas.

Si lo que buscas es un San Valentín a la barcelonesa… recomendamos disfrutar de un buen vermut y unas tapas para comer o una cena romántica en un restaurante con encanto. Resulta que ambas opciones puedes encontrarlas en la Vermutería Restaurante Matalaranya, al pie de Casa de les Punxes y con una gran oferta en platillos gourmet que no os dejarán indiferente. Algunas de las estrellas de su carta son el arroz de setas, las bravas con salsa picante de chipotle, las albóndigas de sepiao el steak tartar de solomillo de ternera eco. ¡Se nos hace la boca agua!

  1. Descubre nuevas experiencias culturales

Otro gran plan de San Valentín puede ser uno que involucre la cultura de Barcelona. Esta ciudad cuenta con gran cantidad de museos y actividades culturales que disfrutar, tantos que no creemos que puedas terminártelos todos. ¡Siempre surgen nuevos! Es lo que pasa en una ciudad con tanta historia… Nunca terminas de conocerla del todo.

Si no conoces lo más básico de Barcelona, hacer una parada a los museos y edificios más conocidos puede parecer una parada obligatoria. Nosotros, para disfrutar de una velada especial recomendamos apostar por aquellos espacios menos turísticos o que ofrezcan alguna cosa especial para ese día, ya que los otros seguirán abriendo sus puertas otro día (quizás un poco menos saturados). Si por otro lado ya conocéis Barcelona, la sugerencia es la misma: disfrutar de lo exclusivo que tiene que ofrecer la cultura en un día tan especial.

Una propuesta llamativa al igual que romántica es la que ya comentamos antes: la Visita Mirador de Casa de les Punxes. Con esta entrada podrás descubrir la magia del modernismo catalán y tendrás acceso a un espacio normalmente cerrado al público (El mirador de la Punxa más alta del edificio) desde el que podrás ver Barcelona desde un punto de vista totalmente nuevo. 

¿Sabes ya qué vas a hacer en San Valentín? ¡Nos vemos pronto en Casa de les Punxes!


Recibe novedades y ofertas exclusivas en tu correo.
¡Tranquilo! no vamos a llenarte el buzón de publicidad. Te mandaremos sorteos y contenido exclusivo solo una vez al mes.

5 edificios modernistas de la Avinguda Diagonal

El Passeig de Gràcia de Barcelona es conocido por ser la ubicación de grandes edificios modernistas como Casa Batlló y la Pedrera de Antoni Gaudí o la Casa Amatller de Puig i Cadafalch, pero hay otra calle repleta de joyas modernistas en Barcelona: la gran Avinguda Diagonal. En ella podemos disfrutar de grandes vistas si damos un paseo, a continuación, mostramos algunos edificios que pueden encontrarse:

  1. Casa Sayrach

La Casa Sayrach se encuentra en la esquina entre Avinguda Diagonal y la calle Enric Granados desde 1918. En las líneas curvas de este edificio pueden verse las influencias que Gaudí tuvo sobre el joven Manuel Sayrach. Es destacable la belleza del tejado y su icónica torre.

  1. La Casa Comalat

La Casa Comalat fue diseñada en 1906 por Salvador Valeri i Pupurull pero no fue construida hasta 1911. Desde la Diagonal podemos ver cómo resalta su decorada fachada de piedra con doce balcones decorados con esculturas. Sus puertas recuerdan al diseño de las de Casa Batlló, ¿verdad?

  1. Palau de Baró de Quadras

Justo en la acera de enfrente, nos encontramos con el Palau de Baró de Quadras, realizado por el gran arquitecto modernista Josep Puig i Cadafalch entre 1904 y 1906. Dentro de este singular edificio se alberga hoy en día un instituto. Su tribuna sigue atrayendo las miradas de los transeúntes más curiosos. Se encuentra a menos de 5 minutos a pie de la Pedrera.

  1. Casa de les Punxes

Casa de les Punxes es, quizás, el edificio más llamativo de este trozo de la Diagonal. Construido también durante los primeros años del SXX, el singular edificio compuesto por tres casas distintas se alza como un monumental castillo en medio del cuadriculado Eixample. Lo mejor de todo es que es visitable y en su interior alberga un museo sobre la historia de la propia casa, del arquitecto y de la figura de Sant Jordi, muy importante para el modernismo catalán y para la casa. La casa admite distintos tipos de visita, para que puedan visitar y disfrutarla tanto familias, como parejas, amigos o visitantes que vengan por sí mismos. Además, cada cierto tiempo cuenta con interesantes promociones que pueden ser consultadas en su sitio web y que ofrecen experiencias exclusivas de la casa.

  1. Palau Macaya

Este último no se encuentra como tal en Avinguda Diagonal pero sí es visible desde ella. El Palau Macaya es otra obra del ilustre Puig i Cadafalch. Destaca desde lejos por el esgrafiado blanco de la fachada, que la hace luminosa y elegante. Desde cerca, enamoran sus detalles decorativos tanto en piedra como en hierro forjado.

¿Conoces otros edificios de la Avinguda Diagonal que crees que faltan en esta lista?


Recibe novedades y ofertas exclusivas en tu correo.
¡Tranquilo! no vamos a llenarte el buzón de publicidad. Te mandaremos sorteos y contenido exclusivo solo una vez al mes.

Domènech i Montaner, el padre del modernismo

Domènech i Montaner fue, no solo un conocido arquitecto modernista de su época, sino también el encargado de formar a otras grandes generaciones posteriores de arquitectos entre los que figurarán Gaudí y Puig i Cadafalch. Podríamos considerar que diciembre es un mes de gran importancia para este gran protagonista del modernismo catalán, ya que tanto el aniversario de su nacimiento como de su muerte se dan en este mes. ¿Conoces su figura?

Lluís Domènech i Montaner nació el 21 de diciembre de 1850 en Barcelona y murió el 27 del mismo mes y en la misma ciudad en 1923. Es conocido por ser uno de los artistas más reconocidos y valorados del modernismo catalán, son varias las obras de su autoría que tienen actualmente el estado de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Es el autor del Recinto Modernista de Sant Pau, de la Casa Lleó Morera y del Palau de la Música Catalana, entre otros edificios.

Tras formarse en su juventud en arquitectura y ciencias fisicomatemáticas, se convirtió en profesor en la Escuela de Arquitectura, de la que acabó convirtiéndose en director tras varios años de docencia, en 1900. Es en esta escuela donde tendrá la oportunidad de formar a discípulos tan posteriormente célebres como Gaudí, Puig i Cadafalch o Josep Mª Jujol.

Domènech i Montaner no solo tuvo una faceta arquitectónica, sino que también colaboró con diversos proyectos editoriales. Fue habitual colaborador de la empresa familiar, la editorial Montaner i Simón a través de la cual creó la Historia General del Arte, que después siguió editando Josep Puig i Cadafalch.  Además, también fundó la revista El Poble Català y colaboró con las principales publicaciones catalanas de la época como La Veu de Catalunya o La Renaixença.

Finalmente, al igual que Puig i Cadafalch, Domènech i Montaner fue una figura muy activa en la política de su época. El conocido artista modernista fue el fundador de la Lliga Regionalista (1870) y de la Unió Catalanista (1891). Más tarde llegó a ser diputado de las Cortes Españolas en el año 1901.

Domènech i Montaner tuvo 8 hijos con su esposa María Roure i Carnestoltes y murió alejado de su activa vida política y de los proyectos arquitectónicos, centrado en sus estudios históricos sobre Catalunya. Sus obras son, actualmente, de las más valoradas en el modernismo catalán.


Recibe novedades y ofertas exclusivas en tu correo.
¡Tranquilo! no vamos a llenarte el buzón de publicidad. Te mandaremos sorteos y contenido exclusivo solo una vez al mes.

Navidad modernista en el centro de Barcelona

Es Navidad y los edificios modernistas del centro de Barcelona tienen mucho que ofrecer a sus visitantes. Os presentamos las particularidades de las construcciones de Gaudí y Puig i Cadafalch para esta Navidad:

La Casa Batlló, una de las más conocidas casas de Gaudí, cuenta con su tradicional nieve en el patio, durante algunos días de diciembre la nieve no deja de caer dentro de la casa… ¡una sorpresa que deja helados a los visitantes!

Casa de les Punxes no se queda atrás en la oferta especial navideña, sino que cuenta con atractivas propuestas. La primera de estas es la promoción especial de Navidad, que, además de contar con un precio muy especial, incluye para las familias el Kit Explora les Punxes y actividades dinamizadoras gratuitas. Este kit está especialmente pensado para dinamizar la visita a los más pequeños, a la vez que pueden aprender sobre Casa de les Punxes mientras pasan un buen rato. Además, ¡puede que se encuentren con el Tió por la casa! Le gustan las visitas.

Las propuestas de Casa de les Punxes no terminan aquí, sino que esta también abre sus puertas a eventos de Navidad. La casa permite celebrar en su interior cenas de navidad con la familia o de empresa en sus múltiples y carismáticos espacios.

En Casa Amatller se suman a la ambientación navideña de la casa, convirtiéndola en un calendario de adviento gigante. Además de este detalle de la fachada, también cuentan con un pesebre dentro de la casa que hará las delicias de los más aficionados a la historia de los Chocolates Amatller.

La Pedrera, otra de las conocidas joyas de Gaudí, acoge durante las fechas navideñas diversos actos musicales para todo tipo de públicos. Según las fechas, pueden encontrarse conciertos de carácter bastante distinto, por lo que casi todo el mundo podrá encontrar uno a su gusto.

La Sagrada Familia, símbolo e icono de Barcelona, no podría no celebrar la Navidad, una de las festividades católicas más importantes. La imponente catedral albergará en su interior la tradicional y conocida Misa del Pollito y en su exterior podrá disfrutarse durante algunos días puntuales de un espectáculo de luces en la fachada.

Casa Vicens, la primera casa de Gaudí, prosigue con sus clásicos talleres infantiles y propone uno especial de Navidad vinculado a la cerámica de la casa. Los más pequeños podrán potenciar así su niño interior.



Recibe novedades y ofertas exclusivas en tu correo.
¡Tranquilo! no vamos a llenarte el buzón de publicidad. Te mandaremos sorteos y contenido exclusivo solo una vez al mes.

Joan Rubió, el modernista olvidado

Joan Rubió i Bellver es un arquitecto modernista catalán, su figura es mayormente desconocida, aunque tuvo estrecha relación con grandes figuras como Gaudí. Su obra, sin embargo, habla de él en muchas de las calles de Barcelona. ¿Quién no reconocería la belleza de Casa Golferichs o Casa Pomar?

Joan Rubió fue un arquitecto contemporáneo de grandes artistas modernistas. Rubió recibió las enseñanzas de Domènech i Montaner junto con Puig i Cadafalch en la Escuela de Arquitectura y fue posteriormente discípulo de Gaudí. Trabajó con este último en algunos de sus proyectos más conocidos, por ejemplo: la Sagrada Familia, la Casa Batlló, el Parc Güell o la restauración de la Colònia Güell junto con Francesc Berenguer, otro gran colaborador de Gaudí.

A finales del SXIX, al abandonar la Escuela de Arquitectura, empezó las colaboraciones con Gaudí, que ya era conocido como arquitecto a nivel nacional. Pasaron unos años hasta que Rubió empezase a contar con proyectos propios. La Casa Canals (1899-1900) es el primer edificio que se conoce construido por Rubió, seguido por la conocida Casa Golferichs (1900-1901). A estos dos primeros proyectos, les siguen una gran cantidad de construcciones modernistas desperdigadas por Barcelona y otros territorios nacionales. Algunas de ellas se han convertido en escenarios fotogénicos para los interesados en la cultura barcelonesa como el puente neogótico del Carrer del Bisbe o la Casa Pomar.

 

Joan Rubió fue, además de arquitecto, una figura implicada en la política de su tiempo. Fue escogido regidor por la Lliga Regionalista en noviembre de 1905. Puig i Cadafalch también se implicó en esta formación durante años similares, teniendo también una activa vida política.

Rubió no solo participó en política, sino que también militó en diversas asociaciones de carácter religioso como el Cercle Artístic de Sant Lluc o la Associació Espiritual de la Mare de Déu de Montserrat, que agrupaban distintos intelectuales de la época de ideas similares. Estas asociaciones estaban relacionadas con el clérigo más importante de la época: Josep Torras i Bages, amigo personal tanto de Rubió como de Gaudí y tuvieron una gran importancia en la definición del catalanismo conservador que caracterizaba la Lliga Regionalista en aquel momento.

Joan Rubió, en resumen, fue una figura muy activa de su época que quiso dejar huella, colaborando con grandes artistas e intelectuales de su época tanto en la política como en la arquitectura.

¿Le conocías?

Fuentes: Solà-Morales Rubió, Ignasi. Joan Rubió i Bellver y la fortuna del gaudinismo. Barcelona: La Gaya Ciencia, 1975. Impreso


Recibe novedades y ofertas exclusivas en tu correo.
¡Tranquilo! no vamos a llenarte el buzón de publicidad. Te mandaremos sorteos y contenido exclusivo solo una vez al mes.