¿Conoces la tríada indispensable del modernismo catalán? Seguro que has oído sus nombres. Sí, sí… estamos hablando de Antoni Gaudí, Domènech i Montaner i Puig i Cadafalch. ¡De quién si no! Te contamos un poco acerca de ellos, por si aún no los conoces.

Domènech i Montaner (1850-1923)

Este gran arquitecto fue coetáneo de Gaudí y una figura muy activa de la política catalana contemporánea. En su historial de obras consta el famoso Recinte Modernista Sant Pau o el también harto conocido Palau de la Música Catalana de Barcelona. Seguro que has oído hablar de estos edificios y su exuberante belleza. El estilo de sus edificios es característico por tener unas estructuras racionales y fachadas muy ornamentadas, con todo lujo de detalles en la decoración.


Antoni Gaudí (1852-1926)

¿Puede decirse algo nuevo del gran arquitecto de la naturaleza? ¿Quién no conoce la Sagrada Familia? ¿o la Pedrera? ¿Casa Batlló? ¿y la Casa Vicens? No terminaríamos nunca, pues además de ser uno de los arquitectos más conocidos, fue muy prolífico. Sí podemos contarte un par de curiosidades que no todo el mundo conoce. Por ejemplo, Gaudí casi nunca diseñaba sus obras en planos, sino que lo hacía sobre maquetas en tres dimensiones a todo detalle. Así, los colaboradores podían verla como él la había proyectado en su mente. Otro detalle que os confesamos es que la famosa técnica del “trencadís” que podemos ver en su obra, fue inventada por él mismo y fue utilizada por primera vez en la construcción de la finca Güell.


Puig i Cadafalch (1867-1956)

El joven Puig i Cadafalch fue uno de los discípulos de Domènech i Montaner. Es considerado uno de los últimos representantes del modernismo catalán y uno de los primeros del novecentismo. Su obra suele dividirse en tres periodos: el modernista, el idealista racional y el monumentalista. Al igual que su mentor, Puig i Cadafalch fue un agente activo en la política contemporánea de su alrededor. En su periodo modernista realizó obras tan conocidas como la Casa Amatller, la Casa Martí o una de sus grandes culminaciones: la Casa Terradas o Casa de les Punxes, recientemente abierta al público.

Si quieres ir más allá de lo mainstream y de las rutas Gaudí, te traemos nuestra propuesta para profundizar en la obra de Puig i Cadafalch.

¿Quién no conoce la Ruta del Modernisme de Barcelona? Gracias ella, podemos descubrir las grandes joyas del modernismo catalán en Barcelona de forma ordenada y cómoda. Si quieres ir más allá de lo mainstream y de las rutas Gaudí, te traemos nuestra propuesta para profundizar en la obra de Puig i Cadafalch.

Nuestra propuesta de ruta empieza por la Casa Macaya, en plena Avinguda Diagonal. Esta casa es hoy en día un centro cultural y dispone de acceso libre a algunas de sus estancias, por lo que puede visitarse cómodamente en un paseo. Si quieres ir más allá, Cases Singulars organiza visitas (en catalán) todos los lunes de julio y agosto por la mañana y tarde en este espacio. Muy cerca de allí resalta la Casa Terradas o Casa de les Punxes, una de sus obras más impresionantes y conocidas, que puede ser visitada cada día entre las 10 y las 19h (con el último acceso a las 18h). Su museo cuenta con diversos tipos de visita para todos los gustos e interesantes ofertas para el público residente. Además, en su planta baja podemos encontrar el bar restaurante Matalaranya, una gran opción para desayunar. Una vez desayunados, a pocos pasos reposa el Palacio del Barón de Quadras, actualmente sede de un instituto. Este edificio puede visitarse a través de Cases Singulars los miércoles por la mañana. Volviendo a la Diagonal, encontramos Can Serra, actual sede de la Diputació de Barcelona y un poco más adelante la Casa Pere Company, ahora convertida en Museo y Centro de Estudios del Deporte.

Ya recorridas las obras de la Diagonal, al bajar por Passeig de Gràcia es cuando damos con la también muy conocida Casa Amatller, visitable cada día de 11 a 18h. Ya en Plaça Catalunya, podemos descubrir la olvidada Casa Pich i Pon, que ha acogido a lo largo de su historia diversas empresas y asociaciones. Descendiendo desde esta por Avinguda de Portal de l’Àngel, nos encontramos con Casa Martí y Casa Carreras: una delante de la otra. Estas dos casas han acogido (y una de ellas aún acoge) al famoso bar modernista 4 Gats. Si queréis comer en él, recomendamos reservar con antelación. A menos de 5 minutos andando, en Via Laietana, podemos vislumbrar la fachada principal de la poco conocida Casa Guarro.

Para finalizar la ruta, debemos desplazarnos a Plaça Espanya y disfrutar de ella misma, pues también es obra de Puig i Cadafalch. En uno de sus márgenes podemos admirar la antigua Fábrica Casaramona y los Palacios de Alfonoso XIII y Victoria Eugenia, ambos parte del Eje de la Exposición Universal de 1929 (al igual que la plaza).

Extra: Si aún tenéis más ganas de descubrir a Puig i Cadafalch, recomendamos ir a descubrir sus obras de la parte alta de la ciudad más desconocidas como la Casa Sastre i Marquès, la Rosa Alemany, la Muley-Afid o la Casa Muntades. Ninguna de estas últimas casas es visitable, pero puedes admirar sus fachadas.


Recibe novedades y ofertas exclusivas en tu correo.
¡Tranquilo! no vamos a llenarte el buzón de publicidad. Te mandaremos sorteos y contenido exclusivo solo una vez al mes.

Francesc Berenguer fue hijo de uno de los maestros de educación primaria de Gaudí, con quién terminaría estudiando arquitectura y trabajando.

Retrat de Francesc Berenguer i Mestres, arquitecte modernista català (1866.1914)

Francesc Berenguer i Mestres es una figura poco conocida del modernismo catalán. Aunque ejerció como tal, nunca llegó a obtener el título de arquitecto. Esta condición le impidió firmar proyectos, por lo que muchas obras en las que colaboró no le son reconocidas. Hoy, en el 153º aniversario de su nacimiento, te traemos su curiosa e interesante historia.

Francesc Berenguer nació en Reus el 21 de julio de 1866 y murió 47 años más tarde, el 8 de febrero de 1914. Francesc Berenguer fue hijo de uno de los maestros de educación primaria de Gaudí, con quién terminaría estudiando arquitectura y trabajando. Berenguer estudió arquitectura entre 1882 y 1888 pero nunca llegó a graduarse, lo que le supuso no poder firmar los planos que él diseñaba. Otros arquitectos modernistas fueron los que se atribuyeron sus planos, tales como Juan Rubió, Pascual y Tintorer o el mismo Gaudi, Desde 1887 y hasta su muerte, Berenguer trabajó para Gaudí, apoyándole en grandes proyectos como el Palau Güell o la Sagrada Familia. La mayoría de sus atribuciones son discutidas debido a la problemática en torno a la autoría de los proyectos.

Su hijo, Francesc Berenguer i Bellvehí, también estudió arquitectura, consiguiendo el título en 1914. Berenguer hijo también adoptó en sus obras el estilo modernista. Este trabajó con Gaudí, su padre y otros arquitectos modernistas de Barcelona y alrededores al igual que su padre, aunque pudiendo firmar sus propios proyectos.

La arquitectura modernista esconde nombres de figuras tan curiosas como esta. ¿Sabes quiénes son todos los que colaboraron en la construcción y decoración de la Pedrera? ¿Casa Amatller? ¿Casa de les Punxes? El modernismo catalán esconde aún muchos secretos en sus museos de Barcelona.


Recibe novedades y ofertas exclusivas en tu correo.
¡Tranquilo! no vamos a llenarte el buzón de publicidad. Te mandaremos sorteos y contenido exclusivo solo una vez al mes.

modernisme Barcelona

El estilo modernista: una reacción radical

Entre las características del modernismo encontramos tanto el respeto a los materiales como al artista, que disfrutaba de una libertad absoluta durante el proceso creativo.

La arquitectura modernista trae consigo sinuosas curvas y elementos naturales contra la producción en serie y sin alma y contra el arte académico que se imponía en las Escuelas de Arte. Los arquitectos de finales del s. XIX se debatían entre el avance tecnológico que la Revolución Industrial había generado, y que subordinó el aspecto del edificio a su estructura, o bien seguir usando los estilos tradicionales, más históricos. Ninguna de estas opciones satisfizo a los arquitectos modernistas, quienes reclamaron un estilo propio, nuevo, afín a las ambiciones y expectativas de una sociedad rejuvenecida e inquieta.

El Modernismo bebe tanto de los avances que supuso la Revolución Industrial en técnicas y materiales constructivos, como de la revalorización que el movimiento Arts & Crafts supuso para las artesanías. Entre las características del modernismo encontramos tanto el respeto a los materiales como al artista, que disfrutaba de una libertad absoluta durante el proceso creativo.

Solo así pueden explicarse estilos tan personalizados como los que desarrollaron arquitectos modernistas como Puig i Cadafalch (Casa Amatller, Casa de les Punxes), Gaudí (Casa Batlló, Sagrada Família, La Pedrera) o Domènech i Muntaner (Hospital de St. Pau, Palau de la Música).

Estos famosos artistas catalanes supieron aunar lo mejor de ambas tendencias en el panorama local; haciendo del modernismo catalán un movimiento consistente y posibilitando, mediante sus construcciones en la capital catalana, una ruta modernista en Barcelona como la que puede realizarse hoy en día. En el resto de Europa destacaron grandes figuras del Art Nouveau y el modernismo como Horta (Casa Tassel), van de Velde (Museo Kröller-Müller) o Mackintosh (Hill House).

¿Has ido a ver ya a algún museo de Barcelona a descubrir el modernismo catalán? Hay visitas guiadas en Barcelona por obras de arquitectura modernista como la Casa de les Punxes de Puig i Cadafalch o la Pedrera de Antoni Gaudí.


Recibe novedades y ofertas exclusivas en tu correo.
¡Tranquilo! no vamos a llenarte el buzón de publicidad. Te mandaremos sorteos y contenido exclusivo solo una vez al mes.