Manuel Ballarín y el arte de la forja modernista

Manuel Ballarín y Lancuentra es conocido por haber sido uno de los mejores forjadores del Modernismo Catalán. Su talento le valió gran cantidad de colaboraciones con el gran arquitecto modernista Puig i Cadafalch.

Inicios

Manuel Ballarín nació el 23 de septiembre de 1863. Con poco más de veinte años fundó su propio taller de forja y fundición artística: “Casa Ballarín”. Ese taller, con el tiempo lograría convertirse en uno de los más famosos de Barcelona y llegaría a tener más de 20 trabajadores. 

Manuel Ballarín trabajó en las principales obras de Puig i Cadafalch como la Casa de les Punxes o la Casa Amatller. Su relación profesional fue tan estrecha que Puig i Cadafalch se hizo socio de Casa Ballarín en 1898, tras colaborar con él en tres de sus obras.

Su obra no se reduce a Puig i Cadafalch, sino que por ejemplo podemos admirarla al pasear por el Paseo de Gràcia de Barcelona, ya que colaboró en la manufactura de los famosos bancos-farolas de dicho paseo.

Piezas seriadas: la revolución de la forja

En el año 1900, Ballarín innova en sus servicios y ofrece un catálogo de piezas de forja modernista. Este catálogo ofrecía la posibilidad de combinar estas piezas de forma personalizada y su fabricación seriada conseguía bajar en gran manera su coste. Este está considerado uno de sus gestos más característicos, que contribuyó a modernizar la forja de la época.

Relación con Puig i Cadafalch

Puig i Cadafalch no solo fue su socio del taller y el arquitecto para el que más colaboraciones hizo, sino que también fue el que le hizo una casa para él.

Puig i Cadafalch hizo una casa a Manuel Ballarín en 1907, cuando este y él ya habían trabajado juntos en nueve proyectos juntos. Ballarín acompañó a Puig i Cadafalch desde su primera casa en Barcelona: la Casa Martí. Sus colaboraciones se extendieron por 15 años en obras tan emblemáticas como la Casa Serra, el Palau del Baró de Quadras o la Casa Macaya.

¿Conocías a Manuel Ballarín? Es uno de nuestros artesanos favoritos, si quieres conocer más artesanos de la Casa de les Punxes, aquí podrás encontrarles.

10 artistas modernistas que debes conocer

Casi todo el mundo conoce los grandes arquitectos modernistas como Gaudí, Domènech i Montaner o Puig i Cadafalch pero no son tantos los que conocen a los grandes pintores, escultores y otros artistas que trabajaron con ellos o en sus propias grandes obras. Hoy compartimos con vosotros una selección de 10 artistas catalanes del modernismo catalán que debes conocer.

1 Lluís Domènech i Montaner

Domènech i Montaner no solo fue un conocido arquitecto modernista de su tiempo, sino también el responsable de la formación de otros grandes arquitectos de su tiempo como Gaudí y Puig i Cadafalch. Es conocido como uno de los artistas más famosos y valorados del Modernismo catalán, y varias de sus obras han sido catalogadas como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Es autor de construcciones como el recinto modernista de Sant Pau, la casa Lleó Morera y el Palau de la Música Catalana. ¿Conoces su figura?

2 Ramón Casas

Ramón Casas es uno de los pintores modernistas más famosos, especialmente por sus conocidos retratos de personajes destacados. Entre los que pasaron por sus pinceles, podemos encontrar a Pablo Picasso, Puig i Cadafalch y Santiago Rusiñol. Ramón Casas i Carbó nació en Barcelona el 4 de enero de 1866. Es conocido como uno de los grandes pintores del modernismo catalán por sus diversas creaciones. Desde retratos hasta carteles, postales e incluso cómics, todos forman parte de su obra. A través de su obra, podemos comprender mejor la vida de principios del siglo XX y sus grandes artistas.

3 Josep Llimona i Bruguera

Josep Llimona y Bruguera es uno de los escultores más famosos del modernismo catalán y un célebre colaborador de Gaudí. 

Josep Llimona es considerado uno de los principales representantes de la escultura modernista. Entre sus prolíficas obras, una de sus obras más destacadas es “Desconsuelo”, que obtuvo un premio honorífico en la Exposición Internacional de Arte de Barcelona de 1907. También colaboró ​​con Gaudí en Montserrat para crear la escultura “Cristo ressucitat”. En 1920 se le dedicó en homenaje toda la sala de la Exposición de Arte de Barcelona. Unos años después, realizó la estatua de San Jorge, considerada una de sus obras maestras.

casas, bruguera y montaner

4 Antoni Maria Gallissà

Antoni Maria Gallissà es un importante arquitecto modernista, amigo íntimo de Josep Puig i Cadafalch y colaborador habitual de Lluís Domènechi Montaner. Una de sus obras arquitectónicas más famosas y famosas es la Casa Llopis Bofill de Barcelona. Exquisita pintura de Essap Maria Jujol, una casa modernista del Eixample. En cuanto a Gallissà, a pesar de ser arquitecto, hay que decir que también destacó mucho en el diseño de elementos decorativos. 

5 Josep Maria Jujol

Josep Maria Jujol y Gibert fue un artista modernista catalán y colaborador habitual de Gaudí.

Durante sus estudios, Jujol trabajó con el arquitecto y profesor Antoni Maria Gallissà i Soqué (le consideraba un gran maestro) para diseñar cuidadosamente detalles decorativos. Ni siquiera había terminado sus estudios cuando empezó a trabajar con Gaudí en lugares como La Pedrera, la Casa Batlló o el Park Güell. Además de mantener una estrecha relación con grandes arquitectos modernistas como Gallissà o Gaudí, Jujol también creó un estilo muy personal. Se caracteriza por su gran atención a los detalles, sus decoraciones religiosas y el colorismo de sus obras.

6 Antoni Gaudí

¿Puede decirse algo nuevo del gran arquitecto de la naturaleza? ¿Quién no conoce su obra? Podemos contarte un par de curiosidades que no todo el mundo conoce. Por ejemplo, Gaudí casi nunca diseñaba sus obras en planos, sino que lo hacía sobre maquetas en tres dimensiones a todo detalle. Así, los colaboradores podían verla como él la había proyectado en su mente. Otro detalle que os confesamos es que la famosa técnica del “trencadís” que podemos ver en su obra, fue inventada por él mismo y fue utilizada por primera vez en la construcción de la finca Güell.

casals, puig i cadafalch y gaudí7 Josep Puig i Cadafalch

El joven Puig i Cadafalch fue uno de los discípulos de Domènech i Montaner. Se le considera uno de los últimos representantes del modernismo catalán y uno de los primeros representantes de Novocentismo. Sus obras suelen dividirse en tres períodos: modernistas, idealistas, racionales y memorialistas. Durante su período modernista, creó obras famosas como la Casa Amatler, la Casa Martí o una de sus obras más conocidas: la Casa Terradas o Casa de les Punxes.

8 Pere Caselles

Pere Caselles i Tarrats fue un arquitecto modernista muy importante para Reus. Cuando era joven fue ayudante de Domènech i Montaner y descubrió el modernismo arquitectónico directamente en la colaboración con el Instituto Pere Mata. La mayoría de los edificios modernistas de Reus se atribuyen a Caselles, aunque no todos fueron firmados por él. Como arquitecto municipal, no se le permitía aceptar encargos privados porque se consideraba incompatible. Muchos de sus planos fueron firmados por su amigo también arquitecto Pau Monguió.

9 y 10. IIsidre Gili y Pau Salvat

Estos no son uno, sino dos arquitectos modernistas que proyectaron gran parte de su obra de forma conjunta.

Un dato curioso de Isidre Gili y Moncunill es que no toda su obra se encuentra en Cataluña, sino que también tiene en Logroño. Sus obras en Barcelona son de pequeñas dimensiones.  La mayor parte de su obra la encontramos en Igualada. En esta ciudad empezó a diseñar proyectos con Pau Salvat y después también diseñarían en Lleida.

Pau Salvat no fue solo un gran arquitecto modernista, sino que también fue editor, concretamente de Salvat Editors, la casa editorial que heredó de su padre.

Salvat fue arquitecto municipal de Igualada, donde diseñó varios edificios con Gili.

Isidre Gili y Pau Salvat coincidieron unos años en Igualada y, después, en Lleida y proyectaron emblemáticos edificios en ambas ciudades.

 

 

¿Qué te ha parecido? ¿Conocías a todos estos artistas modernistas? Si sigues con curiosidad y quieres conocer más cosas, haz clic sobre su nombre para descubrir nuestros artículos sobre ellos.

10 curiosidades sobre Puig i Cadafalch

  1. Durante sus años de estudio en la Escuela Superior de Arquitectura destaca sobre todos los alumnos. Mantuvo una estrecha relación con el entonces profesor encargado de las asignaturas de Materiales y aplicación de las ciencias en la Arquitectura, Lluís Domènech i Montaner.
  2. Además de la amistad con el cual puede considerarse su principal maestro, Puig i Cadafalch también mantiene una estrecha relación con el entonces director del centro Elies Rogent. De él se cree que recibió su admiración por la arquitectura medieval. Este interés por la arquitectura medieval es el responsable de las influencias medievales de la Casa de les Punxes.domenech i montaner y elies rogent
  3. Durante los primeros años de profesión, tuvo una aparente falta de oportunidades. Estableció junto a Josep Miracle, antiguo compañero de estudios, una academia preparatoria para estudiantes que quisieran ingresar en las escuelas especiales de Ingeniería y Arquitectura. En ella Puig i Cadafalch impartió clases de dibujo. Después de un año abandonará la docencia a causa de su nombramiento como arquitecto municipal de Mataró.
  4. De los proyectos que llevó a cabo en su ciudad natal, el más destacado es la mejora de la red de cloacas mediante el diseño de una nueva. Tenía el objetivo de mejorar las pésimas condiciones de salubridad de la ciudad.
  5. El desempeño de este proyecto fue una de las razones que llevaron a Puig i Cadafalch a dejar el cargo de arquitecto municipal. Le resultó imposible de compaginar con sus actividades profesionales que se multiplicaban. Entre ellas la elaboración de nuevos proyectos ya no solo a Mataró sino también en la ciudad de Barcelona.Mataró
  6. Su primer gran proyecto en la capital catalana fue la Casa Martí. En esta posteriormente se establecería en sus bajos uno de los locales más influyentes, importantes y famosos de la ciudad, “Els Quatre Gats”.
  7. Cuando estalló la Guerra Civil, Josep Puig i Cadafalch tomó la decisión de exiliarse en Francia para huir de las guerras internas que se daban en el bando republicano en Cataluña. En vez de firmar el documento de adhesión al bando nacional, decidió quedarse en Francia. Mientras tanto aceptó algunos encargos del gobierno Francés. Entre ellos la restauración del monasterio románico de San Miquel de Cuixà.
  8. Después del primer exilio, siguió ligado a las actividades culturales y participó en algunas manifestaciones culturales que se llevaban a cabo en espacios muy reducidos prácticamente en clandestinidad. Su participación en algunas de estas actividades lo llevó a exiliarse por segunda vez en 1942. Fue advertido de que se estaba planteando una orden de detención en su contra.
  9. La última publicación que se conoce de él es una modesta colaboración en la edición del libro “ArtCatalà”. En el capítulo sobre escultura románica monumental. El libro fue publicado en 1957, año de su muerte, el día 23 de diciembre.
  10. Puig i Cadafalch dejó retratos suyos representados en algunas de sus obras.Podemos ver en su rostro escondido entre la decoración de la Casa de les Punxes o a él mismo en bicicleta en el Palau Macaya.

Vitrales modernistas, entre la ruptura y la tradición

Los artistas modernistas recuperaron la antigua técnica de los vitrales decorativos y la introducen en sus obras arquitectónicas. Esto supuso una revolución en su uso, fabricación y temáticas tradicionales.

Temáticas

El paso del vitral decorativo del ámbito religioso al civil comportó una modernización de las temáticas existentes y la creación de otras nuevas destinadas a la decoración de espacios donde hasta entonces no era usual encontrarlos como salones, despachos, comercios. 

Con los edificios modernistas aparecen nuevos motivos decorativos, entre los cuales predominan las producciones de temáticas floral y vegetal. Durante el Modernismo, el vitral se popularizó y llegó a todos los espacios cotidianos, incorporándose en el mobiliario como elemento decorativo y yendo más allá de las representaciones de carácter religioso.

Industrialización 

Mientras que la fabricación del vitral continúa siendo un trabajo artesanal y la impronta de la industrialización es muy escasa, no pasa lo mismo con los sistemas de elaboración de la materia primera: el vidrio. La mecanización de la producción de la plancha de vidrio conlleva: 

  • Una amplia variedad de vidrios impresos usando nuevos modelos con un gran número de texturas y tonalidades. 
  • Surgen las piezas moldeadas de vidrio hechas en serie a partir de una matriz. Son vidrios de pequeñas dimensiones que podían tener colores y formas diferentes (circular, cuadrada, romboide, etc) y que se fabricaban industrialmente. En los vitrales modernistas se acostumbra a emplear combinaciones con otros tipos de vidrio. 

Investigaciones

Paralelamente al proceso de industrialización, con sus investigaciones los vidrieros modernistas resuelven los problemas de cocción que presentaban los vitrales de épocas anteriores y mejoran las antiguas técnicas de la policromía sobre vidrio. 

De las investigaciones que se llevan a término en estos momentos hay que resaltar tres aportaciones técnicas: el vidrio cloisonné, el vidrio Tiffany y la tricomía. 

  • Vidrio cloisonné: Se fabrica a partir de pequeñas bolas de vidrio que rellenan los huecos creados por filamentos de cobre. Todo queda encolado entre dos láminas de vidrio.
  • Vidrio Tiffany: Surge en 1900 y no se tiñe. En la realización de los dibujos se utilizan óxidos y se cuecen las piezas.
  • Vidrio Tricomia: Se trata de una superposición de vidrios compuestos por dos o más láminas de diferentes colores o colores primarios. El resultado es una composición que pesa mucho, lo que provocó que se fuera usando cada vez menos.
  • Vidrio mosaico: Se caracteriza por una mínima intervención pictórica en el vidrio. El vidrio es el protagonista y los juegos de luces y de colores se obtienen mediante la combinación de vidrios de diferentes tipologías y tonalidades. 

Por otro lado, el plomo, que hasta entonces solamente se consideraba un elemento básico para el sostenimiento de las placas de vidrio, pasará a ser el elemento principal del diseño.

A diferencia de los vidrieros de épocas anteriores, muchos artistas modernistas van a recibir una formación académica a la Escuela de la Llotja de Barcelona. Esta educación va a hacer que el especialista disponga de más formación que la tradicional medieval artesana, desarrollada dentro de una estructura gremial. 

¿Conocías todos estos datos sobre los vitrales modernistas? Si te interesa la artesanía modernista no puedes perderte estos 5 forjadores modernistas que deberías conocer.

10 curiosidades sobre la Casa de les Punxes

  1. El 4 de abril de 1903, Àngela Brutau, viuda de Bartomeu Terradas, compró en nombre de sus tres hijas, Àngela, Josefa y Rosa, el terreno que el señor Rafael Bartes i Llagostera tenía en el límite de la Villa de Gracia. Este terreno donde más tarde se ubicaría la Casa de les Punxes es muy singular, puesto que era triangular y más pequeño que la mayoría de los del Eixample.
  2. A pesar de que el bloque constructivo parece una sola casa, está formado por tres edificios de pisos que pertenecen cada uno a una de las tres hermanas. El de la esquina de Avenida Diagonal con Calle del Rosselló pertenecía a Àngela (453m2), el de la esquina entre la avenida y la Calle Bruca la Rosa (462m2) y el central y más grande a Josefa (509m2).
  3. Puig y Cadafalch consiguió cumplir con las directivas del Pla Cerdà sin tener que diseñar un gran jardín central para la casa como la mayoría de bloques de pisos del Eixample, sino que con pequeños patios interiores pudo garantizar la ventilación e higiene necesarias.

    Casa de les Punxes
    Casa de les Punxes
  4.  A pesar de que la fachada principal de la casa es la que encontramos a la intersección de la Calle Rosselló y la Avenida Diagonal, las entradas a los tres edificios se encuentran en la Avenida Diagonal.
  5. La Casa de les Punxes se inspira en diferentes edificios para su construcción. Uno de’ellos es lo Castillo medieval de Pierrefonds, restaurado por E. E. Viollet-le-Duque a petición de Napoleón III poco antes del nacimiento de Puig i Cadafalch y el otro lo Castillo de Neuschwanstein, un homenaje de Luis II a las óperas de Wagner. Si quieres saber más cosas sobre estos edificios, te recomendamos visitar: Influencias de Puig i Cadafalch en la Casa de les Punxes.

    Castillo de Neuschwanstein
    Castillo de Neuschwanstein
  6. Castillo de Pierrefonds

    Cada uno de los tres edificios de la Casa de les Punxes cuenta con una planta baja y cuatro plantas con dos pisos cada una. Las plantas bajas estaban destinadas a locales comerciales y los tres pisos de las plantas superiores a alquileres. Era en las plantas principales donde vivían las propietarias de la casa.

  7. En la decoración de la fachada se puede observar la representación del paso del tiempo si nos fijamos en la evolución de los detalles naturales de arriba abajo de la casa.
  8. Àngela Brutau solicitó instalar unas farolas de gas en la entrada de la Casa de les Punxes el 1905, pero el Ayuntamiento de Barcelona lo denegó porque ya había urbanizado la Avenida Diagonal con alumbrado eléctrico.
  9. El mayo de 1906, Àngela Brutau pidió permiso al Ayuntamiento para instalar un “electro motor y ascensor” en los tres edificios de la Casa de les Punxes, instalando así unos de los primeros ascensores de Barcelona todavía operativos.
  10. Finalmente, en la Casa de les Punxes vivieron Àngela y la Rosa con su madre en la planta principal de la Avenida Diagonal 420 y Josefa con su marido al principal del 418. Ningún miembro de la familia llegó a vivir en el número 416 del bloque.

Pere Caselles i Tarrats, la joya modernista de Reus

Pere Caselles i Tarrats fue un arquitecto modernista muy importante para Reus. La mayoría de edificios modernistas de la ciudad son obra suya, a pesar de que curiosamente no todos llevan su firma.

Inicios

Pere Caselles i Tarrats nació el 1 de noviembre de 1864 en Reus. Durante su juventud, estudió en Barcelona y obtuvo el título de arquitecto con 25 años, el 1889. Al año siguiente, ya era arquitecto municipal de Terol y un año después, de Reus, cargo que ocupó durante casi toda su vida. Durante esta etapa se convirtió en ayudante de Domènech i Montaner y descubrió el modernismo arquitectónico de primera mano con su colaboración en las obras del Instituto Pere Mata.

Foto Instituto Pere MataControversia de autoría

La mayoría de edificios modernistas de Reus son atribuidos a Caselles, a pesar de que no todos son firmados por él. Como arquitecto municipal, no le estaba permitido recibir encargos privados, puesto que se consideraba incompatible. Muchos de sus planos fueron firmados por su amigo Pau Monguió, arquitecto tarraconense de su promoción. Algunas obras de Tortosa de Monguió también fueron firmadas por Pere Caselles, por el mismo motivo, puesto que el primero era el arquitecto municipal de esta ciudad. Los planos entregados a los propietarios que se conservan no coinciden en firmas con los de expedientes de licencias de obras, por eso es difícil asegurar la autoría de algunos de los edificios.

Foto Casa Munné/Abelló, Estació Enològica, Casa Sagarra

Final

Pere Caselles i Tarrats murió asesinado al inicio de la guerra civil, el 28 de julio de 1936. Su archivo fue destruido durante el asalto en su despacho, el mismo día que murió por una herida de arma de fuego. También fue destruido el archivo de Pau Monguió, a causa de una bomba, por eso estudiar su relación y la autoría de sus obras es una tarea difícil.

 

¿Conoces más ejemplos de autores modernistas con controversias de autoría? Si te ha parecido interesante, te recomendamos descubrir Francesc Berenguer, la sombra de Gaudí.

Divertidos planes para celebrar el Día del Padre en casa

El 19 de marzo, es un día muy especial: El Día del Padre. Es un día pensado para pasarlo en familia y disfrutarlo con tus seres más queridos. Desgraciadamente, debido a la situación actual, muchas familias han tenido que cancelar sus planes para la celebración de este día, pero ese no es un motivo para dejar de celebrarlo. Des de Casa de les Punxes queremos ofreceros ideas originales y manualidades para que podáis disfrutar de este gran día con los más pequeños en casa.

Había una vez en el centro de Barcelona, en la Avinguda Diagonal, una casa tan grande tan grande que parecía un castillo: la Casa de les Punxes. Esta casa se construyó hace más de 100 años para una familia catalana muy importante, la familia Terradas Brutau. De hecho, su nombre original no es Casa de les Punxes, sino Casa Terradas, pero todo el mundo la conoce por este nombre por la forma que tiene.

¡Necesitamos artesanos!

Hace mucho tiempo, Bartomeu, le pidió a su amigo arquitecto Josep Puig i Cadafalch que construyese la Casa de les Punxes para que vivieran sus 3 hermanas: Rosa, Josepa y Angela. ¡Pero Puig y Cadafalch, no la pudo construir solo! Por eso le ayudaron los mejor artesanos. Entre todos, diseñaron una casa única para las hermanas de Bartomeu. 

¿Has visto qué decoración tan bonita hicieron?

Ahora necesitamos otra vez la ayuda de los mejores artesanos para hacer nuevas decoraciones para la casa ¿Nos ayudáis a pintarla?

Descarga las plantillas para colorear la Casa de les Punxes

Plantilla 1

Plantilla 2

¿Alguien sabe construir casas?

 A Puig y Cadafalch le gustaba mucho la época medieval, era historiador y arqueólogo, además de arquitecto. Durante sus viajes había visto los castillos e iglesias más importantes e impresionantes de todo el mundo.

Cuando le dijeron que tenía que construir una casa para las tres hermanas, quiso hacerla lo más llamativa y grande posible… ¡Con un montón de ventanas! ¡Y una entrada para cada hermana! ¡Y balcones!

¿Verdad que le quedó bonita?

¿Cómo la habríais hecho vosotros? ¿Le habríais puesto otros colores a la casa? ¿Aún más ventanas? ¡Ahora podéis construir vuestra propia Casa de les Punxes y enseñárnosla!

Descarga las plantillas para construir vuestra Casa de les Punxes

Plantilla 1

Plantilla 2

¡Buscamos un cuentacuentos!

A uno de los artesanos que hacían la Casa de les Punxes le gustaba mucho la leyenda de San Joge y el dragón. Este artesano era Enric Monserdà y decidió hacer un plafón de San Jorge luchando contra el dragón en la casa de Josepa. ¿No lo habéis visto nunca? ¡Es muy bonito!

Como ya sabéis, en la leyenda de San Jorge, el caballero de San Jorge salva a una princesa del malvado dragón. Esta leyenda es muy antigua, es de la época medieval… ¿Creéis que hoy en día podría ser diferente? A lo mejor el dragón no sería tan malo, o el caballero tan valiente… ¿y si la princesa se salvara ella o se hiciera amiga del dragón? ¡Podrían cambiar tantas cosas… que queremos que nos contéis qué os gustaría más!

¿Nos compartís el resultado de vuestras manualidades del Día del Padre? ¡Nos encantaría verlas! Por favor, mandadnos vuestras creaciones a info@lespunxes.com.


Recibe novedades y ofertas exclusivas en tu correo.
¡Tranquilo! no vamos a llenarte el buzón de publicidad. Te mandaremos sorteos y contenido exclusivo solo una vez al mes.

La historia de Bartomeu Terradas y el Fútbol Club Barcelona

Bartomeu Terradas es conocido por haber sido el primer tesorero del Fútbol Club Barcelona y su segundo presidente, pero su relación con el club va más allá de estos dos hechos. ¿Lo sabías?

Bartomeu Terradas y Brutau nació en 1874, 25 años antes de que fuera fundado el Fútbol Club Barcelona, popularmente conocido como Barça. Hijo de Bartomeu Terradas Mont y de Àngela Brutau Manent, nació en familia burguesa junto con tres hermanas: Àngela, Rosa y Josepa, que más tarde habitarían la Casa de les Punxes.

En su juventud, Bartomeu fue enviado a estudiar en el extranjero, concretamente a Suiza y Francia. En esta última empezó a jugar a fútbol.

Bartomeu Terradas fue uno de los doce fundadores del Fútbol Club Barcelona, entre los cuales destacan figuras tan conocidas como Joan Gamper o Walter Wild. El joven Terradas jugó el primer partido del Barça y fue su primer tesorero. Al cabo de un tiempo se convirtió en el segundo presidente del club, el primer catalán, relegando a Wild en 1901. No solo ayudó al club con estos cargos, sino que también fue uno de los primeros mecenas del Fútbol Club Barcelona. Cuando el club tuvo que abandonar el primer campo de fútbol donde jugaban, Terradas aportó 14.000 pesetas para alquilar el terreno donde se situaría el segundo.

Durante los años de la presidencia de Terradas, el Barça ganó su primer título: la Copa Macaya en 1902. Un año antes, su padre murió, teniéndose que hacer cargo del negocio familiar. Aquel año también se casó con Pilar Soler Julià, con quién tuvo diez hijos.

Bartomeu llegó a jugar un total de 31 partidos y dejó de jugar en 1903. Empezó a alejarse del Barça a partir del 1905, puesto que la profesionalización del club y los jugadores, llevaron a sentir a Terradas que se estaba perdiendo el concepto inicial del club. Entre estos años pidió construir a Puig y Cadafalch una casa para sus hermanas, que acabará siendo la increíble Casa de les Punxes.


Recibe novedades y ofertas exclusivas en tu correo.
¡Tranquilo! no vamos a llenarte el buzón de publicidad. Te mandaremos sorteos y contenido exclusivo solo una vez al mes.

Ramón Casas, el retrato del modernismo

Ramón Casas es uno de los pintores modernistas más conocidos, sobre todo por sus famosos retratos de las grandes personalidades del momento. Entre aquellos que han pasado por delante de sus pinceles encontramos a Pablo Picasso, Puig i Cadafalch y Santiago Rusiñol.

Ramón Casas i Carbó nació en Barcelona el 4 de enero de 1866. Es conocido como uno de los grandes artistas del modernismo catalán por sus variopintas creaciones. Forman parte de su obra desde pinturas formales como retratos a carteles, postales e incluso caricaturas. A través de su obra podemos conocer mejor la vida de principios del s.XX y a sus grandes artistas.

Ramón Casas abandonó la escuela con tan solo 12 años para empezar sus estudios artísticos en el estudio de Juan Vicens Cots. Estuvo tres años aprendiendo las técnicas pictóricas en él hasta que se trasladó a París, donde aprendió del pintor Charles August Émile Duran, «Carolus», un gran admirador de Velázquez y más tarde de Henri Gervex. Durante su estancia en París cofundó la revista L’Avenç i publicó en ella su primer dibujo.

Durante su primer despegue artístico conoció a grandes artistas del momento como Santiago Rusiñol, Eugène Carrière o Ignacio Zuloaga. Logró recuperarse de una primera tuberculosis en Barcelona y tras ella, Rusiñol y Casas empezaron a trabajar juntos en Por Cataluña (desde mi carro), una obra que recoge sus vivencias recorriendo en un carro a caballo rincones de Cataluña, con textos de Rusiñol e ilustraciones de Casas. Las colaboraciones entre ambos artistas fueron desde entonces cada vez más frecuentes y exitosas, llegando a vivir juntos en París junto con otras curiosas figuras del modernismo como Miguel Utrillo.

En su vuelta a Barcelona, Casas financió el Quatre Gats, un famoso bar ubicado en los bajos de la Casa Martí de Puig i Cadafalch que acogió diversas exposiciones y tertulias de arte. También crearon entre Pere Romeu, Rusiñol, Miquel Utrillo y Casas una revista literaria homónima.  A partir de 1900 su fama aumentó drásticamente y consiguió sus primeras exposiciones individuales, culminando en la gran exposición y homenaje a su obra que organizó el Reial Cercle Artístic en 1930. En su regreso a la ciudad condal también conoció a Julia Peraire, una joven vendedora de lotería con la que terminó casándose en 1922 a pesar de la oposición de la familia del pintor.

Unos años más tarde, Casas volvió a enfermar de tuberculosis, aunque siguió creando y exponiendo su obra. Murió el 29 de febrero de 1932 a causa de la tuberculosis y fue enterrado en el Cementerio de Montjuic de Barcelona.


Recibe novedades y ofertas exclusivas en tu correo.
¡Tranquilo! no vamos a llenarte el buzón de publicidad. Te mandaremos sorteos y contenido exclusivo solo una vez al mes.

3 Planes de San Valentín en Barcelona

Tanto si eres turista o local, celebrar San Valentín en Barcelona es una idea genial. Si no la conoces, no hay mejor día para descubrir la Ciudad Condal con quien más quieras y si crees que ya lo has visto todo… te animamos a redescubrir qué puede ofrecerte aún esta maravillosa ciudad en un día tan especial.

  1. Recorre Barcelona: por tierra, mar o aire

Si no conocéis la ciudad, siempre podéis coger un buen mapa o guía turística y lanzaros a descubrir sus mágicos rincones. Un paseo por los pintorescos barrios del Gótico o el Raval os trasladará a la Edad Medieval, mientras que un paseo por Avinguda Diagonal o Passeig de Gràcia os llevará a principios del SXX con sus grandes edificios modernistas como la Casa Batlló, la Pedrera o la Casa de les Punxes.

Por otro lado, si ya conocéis los encantos que ofrece la ciudad a pie de calle siempre podéis apostar por verla desde otro punto de vista. Redescubrir Barcelona en uno de sus barcos turísticos no parece mala idea para los locales ¿has experimentado Barcelona desde el mar alguna vez?

Otra idea que se nos ocurre es por el aire. ¿Has pensado en lo romántico que son unas buenas vistas? ¡Imagínate las de un teleférico! O si quieres verla desde las alturas sin despegar los pies del suelo también podéis ir a un sitio con buenas vistas como los conocidos Bunkers del Carmel, aunque en estas fechas es un sitio muy concurrido. Si quieres algo más de intimidad y una experiencia exclusiva lo que te recomendamos de verdad es ir a Casa de les Punxes y disfrutar de su Visita Mirador, con acceso exclusivo al mirador del emblemático edificio desde el cual pueden disfrutarse las vistas más románticas de Barcelona. ¡Se ha abierto el espacio justo en San Valentín! ¿Coincidencia?

  1. Degusta el día

Otra gran opción y compatible con el plan anterior es la de salir a comerte Barcelona. ¿Cómo? Descubriendo sus mejores restaurantes. La Ciudad Condal está llena de restaurantes de distintos tipos que sirven comida de todos los rincones del mundo. ¿Eres más de comida japonesa, mejicana, italiana o española? Sea de la que seas, podrás encontrar mil opciones con un gran surtido de romanticismo en cada una de ellas.

Si lo que buscas es un San Valentín a la barcelonesa… recomendamos disfrutar de un buen vermut y unas tapas para comer o una cena romántica en un restaurante con encanto. Resulta que ambas opciones puedes encontrarlas en la Vermutería Restaurante Matalaranya, al pie de Casa de les Punxes y con una gran oferta en platillos gourmet que no os dejarán indiferente. Algunas de las estrellas de su carta son el arroz de setas, las bravas con salsa picante de chipotle, las albóndigas de sepiao el steak tartar de solomillo de ternera eco. ¡Se nos hace la boca agua!

  1. Descubre nuevas experiencias culturales

Otro gran plan de San Valentín puede ser uno que involucre la cultura de Barcelona. Esta ciudad cuenta con gran cantidad de museos y actividades culturales que disfrutar, tantos que no creemos que puedas terminártelos todos. ¡Siempre surgen nuevos! Es lo que pasa en una ciudad con tanta historia… Nunca terminas de conocerla del todo.

Si no conoces lo más básico de Barcelona, hacer una parada a los museos y edificios más conocidos puede parecer una parada obligatoria. Nosotros, para disfrutar de una velada especial recomendamos apostar por aquellos espacios menos turísticos o que ofrezcan alguna cosa especial para ese día, ya que los otros seguirán abriendo sus puertas otro día (quizás un poco menos saturados). Si por otro lado ya conocéis Barcelona, la sugerencia es la misma: disfrutar de lo exclusivo que tiene que ofrecer la cultura en un día tan especial.

Una propuesta llamativa al igual que romántica es la que ya comentamos antes: la Visita Mirador de Casa de les Punxes. Con esta entrada podrás descubrir la magia del modernismo catalán y tendrás acceso a un espacio normalmente cerrado al público (El mirador de la Punxa más alta del edificio) desde el que podrás ver Barcelona desde un punto de vista totalmente nuevo. 

¿Sabes ya qué vas a hacer en San Valentín? ¡Nos vemos pronto en Casa de les Punxes!


Recibe novedades y ofertas exclusivas en tu correo.
¡Tranquilo! no vamos a llenarte el buzón de publicidad. Te mandaremos sorteos y contenido exclusivo solo una vez al mes.