Santiago Rusiñol, el Cau Ferrat y las fiestas modernistas de Sitges

El Modernismo no es solo un estilo arquitectónico, sino un movimiento que atravesó todas las artes. De aquí la gran importancia de Santiago Rusiñol y sus fiestas modernistas, que construyeron un punto de encuentro interdisciplinario para artistas e intelectuales del movimiento modernista.

Santiago Rusiñol fue un artista polifacético, uno de los pintores más importantes del Modernismo y uno de sus líderes en Cataluña. Rusiñol estableció su estudio en Sitges, conocido como el Cau Ferrat, donde organizó sus conocidas fiestas modernistas donde se juntaban artistas que querían regenerar la estética de las artes del momento.

Los inicios

Rusiñol nació el 25 de febrero de 1861 en Barcelona, en el seno de una familia de industriales. De joven, estudió dibujo y pintura en el taller de Tomás Moragas. El incipiente artista hizo su primera exposición con solo 18 años y con 21 participó en la primera exposición de la Academia de Bellas artes de Sabadell.

Con 25 años, Rusiñol se casó con la artista Lluïsa Denís y Reverter con quien tuvo una hija el año siguiente. Meses después, Santiago cedió la empresa familiar a su hermano y empezó a viajar por el sur de Europa. En el año 1889 rompió la relación con su esposa y marchó a estudiar a París. Volvió a Cataluña cuatro años más tarde y se instaló en Sitges, donde fundó su nueva casa-estudio: el Cau Ferrat.

cau ferrat sitgesEl Cau Ferrat

El origen del nombre del Cau Ferrat se encuentra en la impresionante colección de hierros forjados de Santiago Rusiñol y en su concepción de la casa como refugio. Así, “Cau”, “madriguera” en catalán, hace referencia a la dimensión de refugio del edificio para los artistas modernistas y “Ferrat”, “herrado” en catalán, al hierro forjado.

La instalación de Rusiñol en Sitges provoca un cambio estético en su obra, que deja de protagonizar la niebla parisiense. Ahora, la obra de Rusiñol adquirirá como elemento característico la luz mediterránea y los patios azules de Sitges.

El Cau Ferrat se convirtió en poco tiempo en un punto de encuentro de artistas e intelectuales modernistas. Rusiñol vivió en este refugio y también organizó las conocidas “Fiestas Modernistas”. En su muerte, por orden de su testamento, el Cau Ferrat pasó a la villa de Sitges en 1932. Un año después, el Ayuntamiento inauguró un museo público en el edificio.

Las fiestas modernistas

En las fiestas modernistas del Cau Ferrat confluían varias artes: poesía, pintura, música y teatro. Estos actos culturales tuvieron mucho eco en la prensa del momento y contaron con visitantes y participantes ilustres cómo Ruben Darío. La más conocida fue la tercera, dedicada a la literatura.

  • La primera fiesta modernista se celebró el 1892 en forma de una Exposición de Bellas artes al Ayuntamiento de Sitges.
  • La segunda, celebrada el 1893 en el Casino Prado, se dedicó al teatro y a la música simbolistas, pero también contó con representaciones teatrales.
  • La tercera fiesta modernista se hizo en 1894 y se dedicó a la literatura. Esta tuvo un inicio muy característico, con la procesión hasta el Cau Ferrat de dos cuadros del Greco que Rusiñol había comprado a París y acabó con un certamen literario. Este último contó con la presencia de diferentes personalidades artísticas de la época como Àngel Guimerà o Emilia Pardo Bazán.
  • La cuarta tardó unos años a celebrarse. El 1987, tuvo lugar nuevamente al Casino Prado y se dedicó al teatro lírico catalán.
  • La quinta se celebró en el teatro El Retiro dos años más tarde, el 1899 y tuvo como acto principal un concierto de piano.

Si te ha gustado descubrir las fiestas modernistas y quieres seguir aprendiendo sobre el modernismo catalán, te recomendamos que visites nuestro artículo: “El estilo modernista, una reacción radical” donde podrás aprender cosas sobre el estilo arquitectónico modernista.