Sobre Casa de les Punxes

Puig i Cadafalch

Conoce a su polifacético arquitecto

Descubre la figura de Josep Puig i Cadafalch. Considerado uno de los arquitectos modernistas catalanes más influyentes, es conocido como un personaje interesante y polifacético que logró una síntesis perfecta entre sus tres pasiones: la arquitectura, la política y la erudición histórica.

Contempla sus diseños únicos, caracterizados por la suma entre una clara voluntad de recuperar elementos estructurales y arquitectónicos de tradición local con otros procedentes de la arquitectura gótica centroeuropea. La Casa de les Punxes, junto con la Casa Amatller y la Casa Macaya son un buen ejemplo de ello.

Descubre de qué modo su ideario catalanista le abocó a implicarse activamente en la vida política ya desde muy joven, hasta el punto de convertirse en presidente de la Mancomunidad de Cataluña en 1917, cargo que ejerció hasta el golpe de Estado del general Primo de Rivera.

Con esta visita queremos que disfrutes de la obra de Puig i Cadafalch, de sus creaciones, de sus fuentes de inspiración, de sus pasiones y de su legado.
¡Ven y descubre la figura de Josep Puig i Cadafalch en la Casa de les Punxes!

Puig i Cadafalch

¿Quieres saber más?

Nacido en Mataró en 1867 y con una intensa carrera política y social fue uno de los principales arquitectos de finales del siglo XIX principios del XX en Cataluña. Perteneciente a la segunda generación de autores modernistas, conseguirá una síntesis perfecta entre sus tres pasiones: la arquitectura, la política y la erudición histórica. Polifacético, amante y promotor de la cultura catalana representará el espíritu de la Renaixença catalana, impulsado por una burguesía poderosa que protagonizará la edad de oro del arte y la cultura.

Como arquitecto modernista destacó por sus diseños, en parte marcados por el sentimiento catalanista que lo definía, y que se caracterizan por combinar elementos estructurales y arquitectónicos procedentes de la tradición catalana con otros procedentes de centro – norte de Europa. Contrario a los esquemas académicos uniformes, como el Plan Cerdà o las diferentes ordenanzas municipales que regularizaban las fachadas, Puig i Cadafalch pretende revalorizar y recuperar la arquitectura gótica. Atraído por el Noucentisme, su estilo se decanta por una búsqueda de la racionalidad así como por la simplificación de las líneas curvas, pese a esto, dará un papel fundamental a la ornamentación, y ejemplo de ello son algunas de sus muchas obras, de entre las que podemos nombrar las siguientes: la Casa Garí en Argentona, la casa Coll i Regás de Mataró, la Casa Amatller en Paseo de Gracia, La Casa Macaya de Paseo en San Juan, La casa Serra en Rambla Cataluña, la Casa Marti -Els Quatre Gats- en Carrer de Montsió, la Casa del Baró de Quadras en Avenida Diagonal y, como no, la Casa de les Punxes situada en la misma calle. Pero Puig i Cadafalch también diseño edificios de carácter industrial, en los cuales se imponen el sentido de funcionalidad y diseño, en este sentido podemos destacar la fábrica Casarramona y las Cavas Codorniu. Desarrollará su faceta como arquitecto hasta que tras la guerra civil española la realización de tal actividad le será prohibida, quedándole permitida únicamente la restauración de edificios históricos.

Su trayectoria política, de tendencia catalanista, se inicia en el año 1901 cuando es nombrado regidor de la Lliga Regionalista del ayuntamiento de Barcelona. En este cargo promueve la constitución de la Junta Autónoma de Museos, con la que colabora en la formación de los fondos museísticos de la ciudad. En 1907 será elegido diputado de las Cortes Españolas en Madrid, y finalmente será nombrado presidente de la Mancomunitat de Cataluña entre 1917 y 1923. Durante la dictadura de Primo de Rivera decide retirase a Francia donde seguirá sus estudios de historia.

Arquitecto y político, Puig i Cadafalch se desarrolló también como arqueólogo e historiador especialista en arte, su profundo conocimiento le llevo a escribir obras muy altamente valoradas como La arquitectura románica en Cataluña (1909-1918), con la colaboración con otras personalidades del momento. En el exilio, siempre ligado a numerosas universidades que le valieron su posterior reconocimiento, continuará formándose en el arte románico e impartiendo clases magistrales de arquitectura e historia. Su pasión por la historia y el arte, así como su sensibilidad hacia la conservación y restauración de bienes histórico-artísticos han hecho que se le acuñe en muchas ocasiones el término de arqueólogo. Y no es para menos. A través de la Junta de Museos de Barcelona impulsará toda una serie de actividades destinadas a la conservación del patrimonio histórico, tales como la realización de excavaciones de gran transcendencia en el yacimiento de Ampurias, o la recopilación y mantenimiento de los frescos románicos provenientes de los Pirineos y otras zonas de Cataluña. En el cargo de presidente del Instituto de Estudios Catalanes, Puig i Cadafalch muere en 1956 tras una prolífera carrera profesional.

Descubre la leyenda de sant Jordi
La leyenda de sant Jordi

Vive en primera persona la leyenda más importante de Cataluña

Descrubre la leyenda
Planifica tu visita
La visita

Descubre una casa llena de historia

Planifica tu visita