Josep Llimona y Bruguera, el escultor del modernismo

Josep Llimona y Bruguera es uno de los escultores más conocidos del modernismo catalán y un conocido colaboradores de Gaudí.

Nacido el 8 de abril de 1863 en el seno de una familia adinerada, Josep Llimona es considerado uno de los representantes principales de la escultura modernista. Su hermano, Joan Llimona, fue el máximo representante de la vertiente misticista de la pintura modernista catalana. Los hijos de los dos hermanos también fueron artistas, continuando el linaje iniciado con los exitosos hermanos Llimona.

Josep Llimona estudió en la escuela de la Llotja y en el taller de los germanos escultores Venanci y Agapit Vallmitjana. El año 1880, con solo 16 años, consiguió con “El Hijo pródigo” la pensión Fortuny del Ayuntamiento de Barcelona. Gracias a ella, se trasladó con su hermano Joan a Roma, donde siguió estudiando y trabajando en el taller del pintor Enric Serra y en la Academia Giggi. Allí realizó el primer borrador de la conocida estatua “Ramon Berenguer el Grande”. Esta obra supuso para Llimona la posibilidad de renovar la pensión por un año más para poder acabarla y, más tarde, ganar la medalla de Oro en la Exposición de Barcelona del 1888. Los encargos fueron constantes para el incipiente artista a su vuelta a Barcelona.

El año 1893 fundaron, junto con su hermano y otros artistas, el Círculo Artístico de San Lucas. Esta asociación velaba por la preservación del arte ante los excesos de los artistas de la época. Durante esta época, Josep Llimona fue altamente influenciado por la vida religiosa tan activa que adoptó su hermano y realizó obras escultóricas con temática religiosa.

Obras destacadas

Entre su prolífica obra, una de sus obras más destacadas es “Desconsuelo”, que consiguió el premio de Honor en la Exposición Internacional de Bellas artes de Barcelona en 1907. Dos años después, Josep Llimona fue nombrado regidor del ayuntamiento y vocal de la Junta de Museos, de la que llegó a ser presidente más tarde en dos ocasiones.

Cinco años más tarde colaboró junto con Gaudí en el Primer Misterio de Glòria en Montserrat con la escultura “Cristo ressucitat”. El año 1920 dedicaron una sala entera de la Exposición de Bellas Artes de Barcelona a su obra como homenaje. Cuatro más tarde hizo la que sería considerada una de sus obras maestras: la estatua de San Jorge.

Josep Llimona murió el 27 de febrero de 1934, encara ocupando en activo la segunda presidencia de la Junta de Museos.