10 curiosidades sobre la Casa de les Punxes

  1. El 4 de abril de 1903, Àngela Brutau, viuda de Bartomeu Terradas, compró en nombre de sus tres hijas, Àngela, Josefa y Rosa, el terreno que el señor Rafael Bartes i Llagostera tenía en el límite de la Villa de Gracia. Este terreno donde más tarde se ubicaría la Casa de les Punxes es muy singular, puesto que era triangular y más pequeño que la mayoría de los del Eixample.
  2. A pesar de que el bloque constructivo parece una sola casa, está formado por tres edificios de pisos que pertenecen cada uno a una de las tres hermanas. El de la esquina de Avenida Diagonal con Calle del Rosselló pertenecía a Àngela (453m2), el de la esquina entre la avenida y la Calle Bruca la Rosa (462m2) y el central y más grande a Josefa (509m2).
  3. Puig y Cadafalch consiguió cumplir con las directivas del Pla Cerdà sin tener que diseñar un gran jardín central para la casa como la mayoría de bloques de pisos del Eixample, sino que con pequeños patios interiores pudo garantizar la ventilación e higiene necesarias.

    Casa de les Punxes
    Casa de les Punxes
  4.  A pesar de que la fachada principal de la casa es la que encontramos a la intersección de la Calle Rosselló y la Avenida Diagonal, las entradas a los tres edificios se encuentran en la Avenida Diagonal.
  5. La Casa de les Punxes se inspira en diferentes edificios para su construcción. Uno de’ellos es lo Castillo medieval de Pierrefonds, restaurado por E. E. Viollet-le-Duque a petición de Napoleón III poco antes del nacimiento de Puig i Cadafalch y el otro lo Castillo de Neuschwanstein, un homenaje de Luis II a las óperas de Wagner. Si quieres saber más cosas sobre estos edificios, te recomendamos visitar: Influencias de Puig i Cadafalch en la Casa de les Punxes.

    Castillo de Neuschwanstein
    Castillo de Neuschwanstein
  6. Castillo de Pierrefonds

    Cada uno de los tres edificios de la Casa de les Punxes cuenta con una planta baja y cuatro plantas con dos pisos cada una. Las plantas bajas estaban destinadas a locales comerciales y los tres pisos de las plantas superiores a alquileres. Era en las plantas principales donde vivían las propietarias de la casa.

  7. En la decoración de la fachada se puede observar la representación del paso del tiempo si nos fijamos en la evolución de los detalles naturales de arriba abajo de la casa.
  8. Àngela Brutau solicitó instalar unas farolas de gas en la entrada de la Casa de les Punxes el 1905, pero el Ayuntamiento de Barcelona lo denegó porque ya había urbanizado la Avenida Diagonal con alumbrado eléctrico.
  9. El mayo de 1906, Àngela Brutau pidió permiso al Ayuntamiento para instalar un “electro motor y ascensor” en los tres edificios de la Casa de les Punxes, instalando así unos de los primeros ascensores de Barcelona todavía operativos.
  10. Finalmente, en la Casa de les Punxes vivieron Àngela y la Rosa con su madre en la planta principal de la Avenida Diagonal 420 y Josefa con su marido al principal del 418. Ningún miembro de la familia llegó a vivir en el número 416 del bloque.