La vida doméstica de la burguesía en el siglo XX en Barcelona

En Barcelona, con el paso del tiempo, las casas familiares de la burguesía en el siglo XX en Ciutat Vella iban dejando en las grandes casas modernistas del Eixample. En estas casas encontrábamos diferentes pisos y generalmente no solo vivía la familia propietaria, sino que alquilaban viviendas a otras familias. Este era el caso de casas tan icónicas como la Casa Batlló, la Pedrera, la Casa Amatller o la Casa de les Punxes.

 

La jerarquía de los pisos

Durante la segunda mitad del s. XIX y principios del s. XX había una gran diferencia de clase social entre aquellas familias que podían tener su propia casa y aquellas que no. Entre aquellas familias sin posibilidad de ser propietarias, se encontraban algunas con suficiente capacidad económica para alquilar uno de los pisos de una de estas.

 

Los primeros edificios de este tipo tenían características similares. El plan Cerdà establecía una altura máxima y esta no impidió encontrar soluciones para hacer más plantas de altura de las que en principio podrían construirse. Por eso, en el barrio del Eixample es común encontrar plantas medio sepultadas (donde hoy en día podemos encontrar diferentes negocios) y entresuelos a media altura. Todos los pisos donde no vivía la familia propietaria, se alquilaban, por eso era importante conseguir cuanto más mejor. Cuando el comercio llegó al barrio, las plantas bajas se dedicaron a tiendas.

 

Los propietarios siempre vivían en el piso principal. Una explicación para este hecho es la carencia de ascensores en la mayoría de edificios, puesto que era un invento muy reciente. Los pisos superiores eran los más difíciles de alquilar, porque no solo tenían la dificultad de tener que subir y bajar a pie, sino que estaban desacreditados socialmente.

El servicio y la crianza de los hijos

Hoy en día podríamos considerar un privilegio social que los padres puedan disponer de tiempos para estar con sus criaturas, puesto que implica cierta conciliación entre la vida laboral y la familiar. En cambio, a principios del s. XX la distancia entre los padres e hijos era el símbolo más claro de importancia económica y social. Cuanto más privilegiados fueran los padres en estos términos, más servicio tenían contratado y más parte de este servicio se hacía cargo de la educación de los hijos.

 

En algunas familias, era tal la distancia que hasta los dieciocho años los hijos no se sentaban a mesa con los padres. En una casa burguesa siempre encontrábamos como mínimo una cocinera, una camarera y una niñera. Además de la niñera, también encontramos la figura de la nodriza, aquella madre tan precaria que amamantaba los niños de la familia burguesa además de los suyos propios. A veces, la nodriza perdía la leche y entonces pasaba a ser una nodriza seca.

madre de la burguesía en el siglo XX con su hijo
Fons Güell Agrupació Fotogràfica de Catalunya

El veraneo de moda

Veranear fuera de la ciudad, no era un común muy extendido durante el s. XIX, solo algunas familias de la burguesía en el siglo XX iban de vacaciones cerca de Barcelona como Sarriá, Vallvidrera o Bonanova.

 

A principios del s. XX se empezó a popularizar y con ello también se hizo conocida la pequeña localidad de Caldes d'Estrac y sus aguas termales. Era común ver desfilar la burguesía de Barcelona por el Paseo de los Ingleses, centro de la vida social burguesa del lugar. Era fácil acceder en Caldes a través del tren y más tarde del coche. Hoy en día, Caldes d'Estrac, todavía es conocida por sus balnearios y para ser uno de los lugares preferidos de veraneo de la antigua burguesía.

señora de la burguesía en el siglo XX paseandoDurante la segunda mitad del s. XIX y principios del s. XX pasaron muchas cosas en Barcelona y su burguesía. Entre ellas, la construcción del Eixample de Barcelona, uno de los acontecimientos con más impacto sobre la burguesía de la ciudad condal, si quieres conocer más cosas sobre él, no te pierdas nuestro artículo sobre el Eixample de Barcelona, historia y curiosidades.

 

Si además, quieres conocer como vivía la burguesía en este nuevo Eixample en construcción, lo puedes descubrir en este otro artículo sobre la vida de la burguesía barcelonesa en el Eixample.

 

Fuentes: Permanyer, Ll. (2015) La Barcelona d’ahir: L’esplendor de la burgesia. Barcelona: Angle Editorial.

La vida de la burguesía barcelonesa en el Eixample

La aventura del Eixample 

Para entender cómo vivía la burguesía de Barcelona nos situamos en la segunda mitad del siglo XIX. Se ofreció a los barceloneses la oportunidad de desligarse de la tradición de la casa familiar en Ciutat Vella e iniciar una nueva vida en el moderno barrio del Eixample. Tan nuevo era el barrio que aún no disponía de luz, agua corriente ni cloacas cuando algunos aventureros iniciaron su traslado. Estos pioneros en habitar el Eixample fueron conocidos como “protomártires”. 

A principios del s. XX la situación no mejora demasiado para estos aventureros burgueses, que viven aún sin calzadas con sus magníficos zapatos llenos de polvo. Al llover, era tal el barrizal que dominaba la ciudad, que recibió el mal nombre de “Can Fanga”, haciendo alusión al barro que inundaba las calles, llamado “fang” en catalán. ¿Te imaginas cómo debía ser pasear con esos elegantes trajes y vestidos por toda esa suciedad?

burguesía de barcelona caminando por la avenida diagonal
Francesc Blasi i Vallespinosa. Arxiu Fotogràfic Centre Excursionista de Catalunya

Las nuevas viviendas 

El nuevo barrio permite repensar las formas de vivir hasta el momento. Las viviendas que seguían el modelo Cerdà eran alargadas para favorecer el aislamiento de sonidos, dando cada extremo a una fachada con balcones. 

 

En estos alargados pisos y casas la decoración era la protagonista, concretamente la decoración modernista que impregnaba los interiores de las estancias desde el techo al suelo, pasando por paredes, mobiliario y todos los elementos que los integrasen. 

Fue una gran época para los mueblistas, decoradores e incluso para los arquitectos que se animaron a proyectar decoraciones interiores para sus propios proyectos. 

 

También fueron muy interesantes aquellos proyectos arquitectónicos modernistas que no cumplieron con el modelo Cerdà o que las cumplieron de forma excepcional, como es el caso de la Casa de les Punxes. El solar irregular en el cual se encuentra este edificio, mucho más pequeño que otros del Eixample, hizo que el arquitecto no tuviera que diseñar un gran jardín central, recurso urbanístico típico de la zona, sino que con pequeños patios interiores tuvo bastante para respetar las directrices del plan Cerdà.

Las nuevas calles de moda

La gran conocida Plaza Cataluña pasó a ser uno de los grandes puntos de encuentro al inicio del s. XX, al unir el bando antiguo y nuevo de la ciudad de Barcelona. 

 

El Paseo de Gracia también se convirtió en un célebre protagonista de principios de siglo, no solo por las grandes obras modernistas que podemos encontrar en él, sino por ser la primera calle de Barcelona en ser asfaltada. Esto la convirtió en la calle ideal para pasear con los carruajes de caballos, sin el traqueteo que suponían los azulejos.

 

La gran Avenida Diagonal también fue una de las calles más de moda. Directamente conectada con el Paseo de Gràcia y con una gran extensión de terreno alberga grandes obras modernistas como el Palau Baó de Quadras, la Casa de les Punxes y otros más. Puedes descubrir una pequeña selección de nuestros favoritos en este artículo sobre 5 edificios modernistas de la Avinguda Diagonal. 

El Eixample de Barcelona y su construcción fue uno de los acontecimientos con más impacto sobre la burguesía de la ciudad condal, si quieres conocer más cosas sobre él, no te pierdas nuestro artículo sobre el Eixample de Barcelona, historia y curiosidades.

Fuentes: Permanyer, Ll. (2015) La Barcelona d’ahir: L’esplendor de la burguesia. Barcelona: Angle Editorial.

Santiago Rusiñol, el Cau Ferrat y las fiestas modernistas de Sitges

El Modernismo no es solo un estilo arquitectónico, sino un movimiento que atravesó todas las artes. De aquí la gran importancia de Santiago Rusiñol y sus fiestas modernistas, que construyeron un punto de encuentro interdisciplinario para artistas e intelectuales del movimiento modernista.

Santiago Rusiñol fue un artista polifacético, uno de los pintores más importantes del Modernismo y uno de sus líderes en Cataluña. Rusiñol estableció su estudio en Sitges, conocido como el Cau Ferrat, donde organizó sus conocidas fiestas modernistas donde se juntaban artistas que querían regenerar la estética de las artes del momento.

Los inicios

Rusiñol nació el 25 de febrero de 1861 en Barcelona, en el seno de una familia de industriales. De joven, estudió dibujo y pintura en el taller de Tomás Moragas. El incipiente artista hizo su primera exposición con solo 18 años y con 21 participó en la primera exposición de la Academia de Bellas artes de Sabadell.

Con 25 años, Rusiñol se casó con la artista Lluïsa Denís y Reverter con quien tuvo una hija el año siguiente. Meses después, Santiago cedió la empresa familiar a su hermano y empezó a viajar por el sur de Europa. En el año 1889 rompió la relación con su esposa y marchó a estudiar a París. Volvió a Cataluña cuatro años más tarde y se instaló en Sitges, donde fundó su nueva casa-estudio: el Cau Ferrat.

cau ferrat sitgesEl Cau Ferrat

El origen del nombre del Cau Ferrat se encuentra en la impresionante colección de hierros forjados de Santiago Rusiñol y en su concepción de la casa como refugio. Así, “Cau”, “madriguera” en catalán, hace referencia a la dimensión de refugio del edificio para los artistas modernistas y “Ferrat”, “herrado” en catalán, al hierro forjado.

La instalación de Rusiñol en Sitges provoca un cambio estético en su obra, que deja de protagonizar la niebla parisiense. Ahora, la obra de Rusiñol adquirirá como elemento característico la luz mediterránea y los patios azules de Sitges.

El Cau Ferrat se convirtió en poco tiempo en un punto de encuentro de artistas e intelectuales modernistas. Rusiñol vivió en este refugio y también organizó las conocidas “Fiestas Modernistas”. En su muerte, por orden de su testamento, el Cau Ferrat pasó a la villa de Sitges en 1932. Un año después, el Ayuntamiento inauguró un museo público en el edificio.

Las fiestas modernistas

En las fiestas modernistas del Cau Ferrat confluían varias artes: poesía, pintura, música y teatro. Estos actos culturales tuvieron mucho eco en la prensa del momento y contaron con visitantes y participantes ilustres cómo Ruben Darío. La más conocida fue la tercera, dedicada a la literatura.

  • La primera fiesta modernista se celebró el 1892 en forma de una Exposición de Bellas artes al Ayuntamiento de Sitges.
  • La segunda, celebrada el 1893 en el Casino Prado, se dedicó al teatro y a la música simbolistas, pero también contó con representaciones teatrales.
  • La tercera fiesta modernista se hizo en 1894 y se dedicó a la literatura. Esta tuvo un inicio muy característico, con la procesión hasta el Cau Ferrat de dos cuadros del Greco que Rusiñol había comprado a París y acabó con un certamen literario. Este último contó con la presencia de diferentes personalidades artísticas de la época como Àngel Guimerà o Emilia Pardo Bazán.
  • La cuarta tardó unos años a celebrarse. El 1987, tuvo lugar nuevamente al Casino Prado y se dedicó al teatro lírico catalán.
  • La quinta se celebró en el teatro El Retiro dos años más tarde, el 1899 y tuvo como acto principal un concierto de piano.

Si te ha gustado descubrir las fiestas modernistas y quieres seguir aprendiendo sobre el modernismo catalán, te recomendamos que visites nuestro artículo: “El estilo modernista, una reacción radical” donde podrás aprender cosas sobre el estilo arquitectónico modernista.

Manuel Ballarín y el arte de la forja modernista

Manuel Ballarín y Lancuentra es conocido por haber sido uno de los mejores forjadores del Modernismo Catalán. Su talento le valió gran cantidad de colaboraciones con el gran arquitecto modernista Puig i Cadafalch.

Inicios

Manuel Ballarín nació el 23 de septiembre de 1863. Con poco más de veinte años fundó su propio taller de forja y fundición artística: “Casa Ballarín”. Ese taller, con el tiempo lograría convertirse en uno de los más famosos de Barcelona y llegaría a tener más de 20 trabajadores. 

Manuel Ballarín trabajó en las principales obras de Puig i Cadafalch como la Casa de les Punxes o la Casa Amatller. Su relación profesional fue tan estrecha que Puig i Cadafalch se hizo socio de Casa Ballarín en 1898, tras colaborar con él en tres de sus obras.

Su obra no se reduce a Puig i Cadafalch, sino que por ejemplo podemos admirarla al pasear por el Paseo de Gràcia de Barcelona, ya que colaboró en la manufactura de los famosos bancos-farolas de dicho paseo.

Piezas seriadas: la revolución de la forja

En el año 1900, Ballarín innova en sus servicios y ofrece un catálogo de piezas de forja modernista. Este catálogo ofrecía la posibilidad de combinar estas piezas de forma personalizada y su fabricación seriada conseguía bajar en gran manera su coste. Este está considerado uno de sus gestos más característicos, que contribuyó a modernizar la forja de la época.

Relación con Puig i Cadafalch

Puig i Cadafalch no solo fue su socio del taller y el arquitecto para el que más colaboraciones hizo, sino que también fue el que le hizo una casa para él.

Puig i Cadafalch hizo una casa a Manuel Ballarín en 1907, cuando este y él ya habían trabajado juntos en nueve proyectos juntos. Ballarín acompañó a Puig i Cadafalch desde su primera casa en Barcelona: la Casa Martí. Sus colaboraciones se extendieron por 15 años en obras tan emblemáticas como la Casa Serra, el Palau del Baró de Quadras o la Casa Macaya.

¿Conocías a Manuel Ballarín? Es uno de nuestros artesanos favoritos, si quieres conocer más artesanos de la Casa de les Punxes, aquí podrás encontrarles.

10 artistas modernistas que debes conocer

Casi todo el mundo conoce los grandes arquitectos modernistas como Gaudí, Domènech i Montaner o Puig i Cadafalch pero no son tantos los que conocen a los grandes pintores, escultores y otros artistas que trabajaron con ellos o en sus propias grandes obras. Hoy compartimos con vosotros una selección de 10 artistas catalanes del modernismo catalán que debes conocer.

1 Lluís Domènech i Montaner

Domènech i Montaner no solo fue un conocido arquitecto modernista de su tiempo, sino también el responsable de la formación de otros grandes arquitectos de su tiempo como Gaudí y Puig i Cadafalch. Es conocido como uno de los artistas más famosos y valorados del Modernismo catalán, y varias de sus obras han sido catalogadas como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Es autor de construcciones como el recinto modernista de Sant Pau, la casa Lleó Morera y el Palau de la Música Catalana. ¿Conoces su figura?

2 Ramón Casas

Ramón Casas es uno de los pintores modernistas más famosos, especialmente por sus conocidos retratos de personajes destacados. Entre los que pasaron por sus pinceles, podemos encontrar a Pablo Picasso, Puig i Cadafalch y Santiago Rusiñol. Ramón Casas i Carbó nació en Barcelona el 4 de enero de 1866. Es conocido como uno de los grandes pintores del modernismo catalán por sus diversas creaciones. Desde retratos hasta carteles, postales e incluso cómics, todos forman parte de su obra. A través de su obra, podemos comprender mejor la vida de principios del siglo XX y sus grandes artistas.

3 Josep Llimona i Bruguera

Josep Llimona y Bruguera es uno de los escultores más famosos del modernismo catalán y un célebre colaborador de Gaudí. 

Josep Llimona es considerado uno de los principales representantes de la escultura modernista. Entre sus prolíficas obras, una de sus obras más destacadas es “Desconsuelo”, que obtuvo un premio honorífico en la Exposición Internacional de Arte de Barcelona de 1907. También colaboró ​​con Gaudí en Montserrat para crear la escultura “Cristo ressucitat”. En 1920 se le dedicó en homenaje toda la sala de la Exposición de Arte de Barcelona. Unos años después, realizó la estatua de San Jorge, considerada una de sus obras maestras.

casas, bruguera y montaner

4 Antoni Maria Gallissà

Antoni Maria Gallissà es un importante arquitecto modernista, amigo íntimo de Josep Puig i Cadafalch y colaborador habitual de Lluís Domènechi Montaner. Una de sus obras arquitectónicas más famosas y famosas es la Casa Llopis Bofill de Barcelona. Exquisita pintura de Essap Maria Jujol, una casa modernista del Eixample. En cuanto a Gallissà, a pesar de ser arquitecto, hay que decir que también destacó mucho en el diseño de elementos decorativos. 

5 Josep Maria Jujol

Josep Maria Jujol y Gibert fue un artista modernista catalán y colaborador habitual de Gaudí.

Durante sus estudios, Jujol trabajó con el arquitecto y profesor Antoni Maria Gallissà i Soqué (le consideraba un gran maestro) para diseñar cuidadosamente detalles decorativos. Ni siquiera había terminado sus estudios cuando empezó a trabajar con Gaudí en lugares como La Pedrera, la Casa Batlló o el Park Güell. Además de mantener una estrecha relación con grandes arquitectos modernistas como Gallissà o Gaudí, Jujol también creó un estilo muy personal. Se caracteriza por su gran atención a los detalles, sus decoraciones religiosas y el colorismo de sus obras.

6 Antoni Gaudí

¿Puede decirse algo nuevo del gran arquitecto de la naturaleza? ¿Quién no conoce su obra? Podemos contarte un par de curiosidades que no todo el mundo conoce. Por ejemplo, Gaudí casi nunca diseñaba sus obras en planos, sino que lo hacía sobre maquetas en tres dimensiones a todo detalle. Así, los colaboradores podían verla como él la había proyectado en su mente. Otro detalle que os confesamos es que la famosa técnica del “trencadís” que podemos ver en su obra, fue inventada por él mismo y fue utilizada por primera vez en la construcción de la finca Güell.

casals, puig i cadafalch y gaudí7 Josep Puig i Cadafalch

El joven Puig i Cadafalch fue uno de los discípulos de Domènech i Montaner. Se le considera uno de los últimos representantes del modernismo catalán y uno de los primeros representantes de Novocentismo. Sus obras suelen dividirse en tres períodos: modernistas, idealistas, racionales y memorialistas. Durante su período modernista, creó obras famosas como la Casa Amatler, la Casa Martí o una de sus obras más conocidas: la Casa Terradas o Casa de les Punxes.

8 Pere Caselles

Pere Caselles i Tarrats fue un arquitecto modernista muy importante para Reus. Cuando era joven fue ayudante de Domènech i Montaner y descubrió el modernismo arquitectónico directamente en la colaboración con el Instituto Pere Mata. La mayoría de los edificios modernistas de Reus se atribuyen a Caselles, aunque no todos fueron firmados por él. Como arquitecto municipal, no se le permitía aceptar encargos privados porque se consideraba incompatible. Muchos de sus planos fueron firmados por su amigo también arquitecto Pau Monguió.

9 y 10. IIsidre Gili y Pau Salvat

Estos no son uno, sino dos arquitectos modernistas que proyectaron gran parte de su obra de forma conjunta.

Un dato curioso de Isidre Gili y Moncunill es que no toda su obra se encuentra en Cataluña, sino que también tiene en Logroño. Sus obras en Barcelona son de pequeñas dimensiones.  La mayor parte de su obra la encontramos en Igualada. En esta ciudad empezó a diseñar proyectos con Pau Salvat y después también diseñarían en Lleida.

Pau Salvat no fue solo un gran arquitecto modernista, sino que también fue editor, concretamente de Salvat Editors, la casa editorial que heredó de su padre.

Salvat fue arquitecto municipal de Igualada, donde diseñó varios edificios con Gili.

Isidre Gili y Pau Salvat coincidieron unos años en Igualada y, después, en Lleida y proyectaron emblemáticos edificios en ambas ciudades.

 

 

¿Qué te ha parecido? ¿Conocías a todos estos artistas modernistas? Si sigues con curiosidad y quieres conocer más cosas, haz clic sobre su nombre para descubrir nuestros artículos sobre ellos.

10 curiosidades sobre Puig i Cadafalch

  1. Durante sus años de estudio en la Escuela Superior de Arquitectura destaca sobre todos los alumnos. Mantuvo una estrecha relación con el entonces profesor encargado de las asignaturas de Materiales y aplicación de las ciencias en la Arquitectura, Lluís Domènech i Montaner.
  2. Además de la amistad con el cual puede considerarse su principal maestro, Puig i Cadafalch también mantiene una estrecha relación con el entonces director del centro Elies Rogent. De él se cree que recibió su admiración por la arquitectura medieval. Este interés por la arquitectura medieval es el responsable de las influencias medievales de la Casa de les Punxes.domenech i montaner y elies rogent
  3. Durante los primeros años de profesión, tuvo una aparente falta de oportunidades. Estableció junto a Josep Miracle, antiguo compañero de estudios, una academia preparatoria para estudiantes que quisieran ingresar en las escuelas especiales de Ingeniería y Arquitectura. En ella Puig i Cadafalch impartió clases de dibujo. Después de un año abandonará la docencia a causa de su nombramiento como arquitecto municipal de Mataró.
  4. De los proyectos que llevó a cabo en su ciudad natal, el más destacado es la mejora de la red de cloacas mediante el diseño de una nueva. Tenía el objetivo de mejorar las pésimas condiciones de salubridad de la ciudad.
  5. El desempeño de este proyecto fue una de las razones que llevaron a Puig i Cadafalch a dejar el cargo de arquitecto municipal. Le resultó imposible de compaginar con sus actividades profesionales que se multiplicaban. Entre ellas la elaboración de nuevos proyectos ya no solo a Mataró sino también en la ciudad de Barcelona.Mataró
  6. Su primer gran proyecto en la capital catalana fue la Casa Martí. En esta posteriormente se establecería en sus bajos uno de los locales más influyentes, importantes y famosos de la ciudad, “Els Quatre Gats”.
  7. Cuando estalló la Guerra Civil, Josep Puig i Cadafalch tomó la decisión de exiliarse en Francia para huir de las guerras internas que se daban en el bando republicano en Cataluña. En vez de firmar el documento de adhesión al bando nacional, decidió quedarse en Francia. Mientras tanto aceptó algunos encargos del gobierno Francés. Entre ellos la restauración del monasterio románico de San Miquel de Cuixà.
  8. Después del primer exilio, siguió ligado a las actividades culturales y participó en algunas manifestaciones culturales que se llevaban a cabo en espacios muy reducidos prácticamente en clandestinidad. Su participación en algunas de estas actividades lo llevó a exiliarse por segunda vez en 1942. Fue advertido de que se estaba planteando una orden de detención en su contra.
  9. La última publicación que se conoce de él es una modesta colaboración en la edición del libro “ArtCatalà”. En el capítulo sobre escultura románica monumental. El libro fue publicado en 1957, año de su muerte, el día 23 de diciembre.
  10. Puig i Cadafalch dejó retratos suyos representados en algunas de sus obras.Podemos ver en su rostro escondido entre la decoración de la Casa de les Punxes o a él mismo en bicicleta en el Palau Macaya.

Vitrales modernistas, entre la ruptura y la tradición

Los artistas modernistas recuperaron la antigua técnica de los vitrales decorativos y la introducen en sus obras arquitectónicas. Esto supuso una revolución en su uso, fabricación y temáticas tradicionales.

Temáticas

El paso del vitral decorativo del ámbito religioso al civil comportó una modernización de las temáticas existentes y la creación de otras nuevas destinadas a la decoración de espacios donde hasta entonces no era usual encontrarlos como salones, despachos, comercios. 

Con los edificios modernistas aparecen nuevos motivos decorativos, entre los cuales predominan las producciones de temáticas floral y vegetal. Durante el Modernismo, el vitral se popularizó y llegó a todos los espacios cotidianos, incorporándose en el mobiliario como elemento decorativo y yendo más allá de las representaciones de carácter religioso.

Industrialización 

Mientras que la fabricación del vitral continúa siendo un trabajo artesanal y la impronta de la industrialización es muy escasa, no pasa lo mismo con los sistemas de elaboración de la materia primera: el vidrio. La mecanización de la producción de la plancha de vidrio conlleva: 

  • Una amplia variedad de vidrios impresos usando nuevos modelos con un gran número de texturas y tonalidades. 
  • Surgen las piezas moldeadas de vidrio hechas en serie a partir de una matriz. Son vidrios de pequeñas dimensiones que podían tener colores y formas diferentes (circular, cuadrada, romboide, etc) y que se fabricaban industrialmente. En los vitrales modernistas se acostumbra a emplear combinaciones con otros tipos de vidrio. 

Investigaciones

Paralelamente al proceso de industrialización, con sus investigaciones los vidrieros modernistas resuelven los problemas de cocción que presentaban los vitrales de épocas anteriores y mejoran las antiguas técnicas de la policromía sobre vidrio. 

De las investigaciones que se llevan a término en estos momentos hay que resaltar tres aportaciones técnicas: el vidrio cloisonné, el vidrio Tiffany y la tricomía. 

  • Vidrio cloisonné: Se fabrica a partir de pequeñas bolas de vidrio que rellenan los huecos creados por filamentos de cobre. Todo queda encolado entre dos láminas de vidrio.
  • Vidrio Tiffany: Surge en 1900 y no se tiñe. En la realización de los dibujos se utilizan óxidos y se cuecen las piezas.
  • Vidrio Tricomia: Se trata de una superposición de vidrios compuestos por dos o más láminas de diferentes colores o colores primarios. El resultado es una composición que pesa mucho, lo que provocó que se fuera usando cada vez menos.
  • Vidrio mosaico: Se caracteriza por una mínima intervención pictórica en el vidrio. El vidrio es el protagonista y los juegos de luces y de colores se obtienen mediante la combinación de vidrios de diferentes tipologías y tonalidades. 

Por otro lado, el plomo, que hasta entonces solamente se consideraba un elemento básico para el sostenimiento de las placas de vidrio, pasará a ser el elemento principal del diseño.

A diferencia de los vidrieros de épocas anteriores, muchos artistas modernistas van a recibir una formación académica a la Escuela de la Llotja de Barcelona. Esta educación va a hacer que el especialista disponga de más formación que la tradicional medieval artesana, desarrollada dentro de una estructura gremial. 

¿Conocías todos estos datos sobre los vitrales modernistas? Si te interesa la artesanía modernista no puedes perderte estos 5 forjadores modernistas que deberías conocer.

10 curiosidades sobre la Casa de les Punxes

  1. El 4 de abril de 1903, Àngela Brutau, viuda de Bartomeu Terradas, compró en nombre de sus tres hijas, Àngela, Josefa y Rosa, el terreno que el señor Rafael Bartes i Llagostera tenía en el límite de la Villa de Gracia. Este terreno donde más tarde se ubicaría la Casa de les Punxes es muy singular, puesto que era triangular y más pequeño que la mayoría de los del Eixample.
  2. A pesar de que el bloque constructivo parece una sola casa, está formado por tres edificios de pisos que pertenecen cada uno a una de las tres hermanas. El de la esquina de Avenida Diagonal con Calle del Rosselló pertenecía a Àngela (453m2), el de la esquina entre la avenida y la Calle Bruca la Rosa (462m2) y el central y más grande a Josefa (509m2).
  3. Puig y Cadafalch consiguió cumplir con las directivas del Pla Cerdà sin tener que diseñar un gran jardín central para la casa como la mayoría de bloques de pisos del Eixample, sino que con pequeños patios interiores pudo garantizar la ventilación e higiene necesarias.

    Casa de les Punxes
    Casa de les Punxes
  4.  A pesar de que la fachada principal de la casa es la que encontramos a la intersección de la Calle Rosselló y la Avenida Diagonal, las entradas a los tres edificios se encuentran en la Avenida Diagonal.
  5. La Casa de les Punxes se inspira en diferentes edificios para su construcción. Uno de’ellos es lo Castillo medieval de Pierrefonds, restaurado por E. E. Viollet-le-Duque a petición de Napoleón III poco antes del nacimiento de Puig i Cadafalch y el otro lo Castillo de Neuschwanstein, un homenaje de Luis II a las óperas de Wagner. Si quieres saber más cosas sobre estos edificios, te recomendamos visitar: Influencias de Puig i Cadafalch en la Casa de les Punxes.

    Castillo de Neuschwanstein
    Castillo de Neuschwanstein
  6. Castillo de Pierrefonds

    Cada uno de los tres edificios de la Casa de les Punxes cuenta con una planta baja y cuatro plantas con dos pisos cada una. Las plantas bajas estaban destinadas a locales comerciales y los tres pisos de las plantas superiores a alquileres. Era en las plantas principales donde vivían las propietarias de la casa.

  7. En la decoración de la fachada se puede observar la representación del paso del tiempo si nos fijamos en la evolución de los detalles naturales de arriba abajo de la casa.
  8. Àngela Brutau solicitó instalar unas farolas de gas en la entrada de la Casa de les Punxes el 1905, pero el Ayuntamiento de Barcelona lo denegó porque ya había urbanizado la Avenida Diagonal con alumbrado eléctrico.
  9. El mayo de 1906, Àngela Brutau pidió permiso al Ayuntamiento para instalar un “electro motor y ascensor” en los tres edificios de la Casa de les Punxes, instalando así unos de los primeros ascensores de Barcelona todavía operativos.
  10. Finalmente, en la Casa de les Punxes vivieron Àngela y la Rosa con su madre en la planta principal de la Avenida Diagonal 420 y Josefa con su marido al principal del 418. Ningún miembro de la familia llegó a vivir en el número 416 del bloque.

Pere Caselles i Tarrats, la joya modernista de Reus

Pere Caselles i Tarrats fue un arquitecto modernista muy importante para Reus. La mayoría de edificios modernistas de la ciudad son obra suya, a pesar de que curiosamente no todos llevan su firma.

Inicios

Pere Caselles i Tarrats nació el 1 de noviembre de 1864 en Reus. Durante su juventud, estudió en Barcelona y obtuvo el título de arquitecto con 25 años, el 1889. Al año siguiente, ya era arquitecto municipal de Terol y un año después, de Reus, cargo que ocupó durante casi toda su vida. Durante esta etapa se convirtió en ayudante de Domènech i Montaner y descubrió el modernismo arquitectónico de primera mano con su colaboración en las obras del Instituto Pere Mata.

Foto Instituto Pere MataControversia de autoría

La mayoría de edificios modernistas de Reus son atribuidos a Caselles, a pesar de que no todos son firmados por él. Como arquitecto municipal, no le estaba permitido recibir encargos privados, puesto que se consideraba incompatible. Muchos de sus planos fueron firmados por su amigo Pau Monguió, arquitecto tarraconense de su promoción. Algunas obras de Tortosa de Monguió también fueron firmadas por Pere Caselles, por el mismo motivo, puesto que el primero era el arquitecto municipal de esta ciudad. Los planos entregados a los propietarios que se conservan no coinciden en firmas con los de expedientes de licencias de obras, por eso es difícil asegurar la autoría de algunos de los edificios.

Foto Casa Munné/Abelló, Estació Enològica, Casa Sagarra

Final

Pere Caselles i Tarrats murió asesinado al inicio de la guerra civil, el 28 de julio de 1936. Su archivo fue destruido durante el asalto en su despacho, el mismo día que murió por una herida de arma de fuego. También fue destruido el archivo de Pau Monguió, a causa de una bomba, por eso estudiar su relación y la autoría de sus obras es una tarea difícil.

 

¿Conoces más ejemplos de autores modernistas con controversias de autoría? Si te ha parecido interesante, te recomendamos descubrir Francesc Berenguer, la sombra de Gaudí.

Isidre Gili y Pau Salvat, el tándem modernista

Isidre Gili i Moncunill y Pau Salvat i Espasa fueron arquitectos modernistas catalanes poco convencionales que proyectaron parte de su obra juntos.

Isidre Gili y Moncunill

Un dato curioso de Isidre Gili y Moncunill es que no toda su obra se encuentra en Cataluña, sino que también tiene en Logroño.

Sus obras en Barcelona son de pequeñas dimensiones, como la Casa Ernest Castellar (1914-1915), un edificio entre medianeras, alargado y con una decoración modernista que incluye esgrafiados, decoración ceràmica y juegos de colores.

La parte más prolífica y diversa de su obra la encontramos en Igualada, donde encontramos varias obras suyas de carácter industrial, reformas modernistas como la de “Cal Blai” o casas icónicas como la conocida “Ca la Mamita”, también llamada “Cal Franquesa”(1905-1906). En esta ciudad empezó a diseñar proyectos con Pau Salvat y después también diseñarían en Lleida.

Finalmente encontramos la obra que hizo en Logroño, una casa de 4 pisos para el exitoso comerciante Antoni Garrigosa Borrell, que se conoció como “Casa A. Garrigosa” (1902). En esta casa intervinieron operarios y materiales importados de Cataluña y para construir los miradores fue necesaria la modificación de una ordenanza municipal. De este edificio destaca la decoración cerámica y los esgrafiados de la fachada.

Casa Ernest Castellar / Can La Mamita / Casa A. GarrigosaPau Salvat y Espasa

Pau Salvat no fue solo un gran arquitecto modernista, sino que también fue editor, concretamente de Salvat Editors, la casa editorial que heredó de su padre. Esta, a partir de 1916, trasladó la sede en un edificio diseñado por él mismo.

Salvat, además de arquitecto y editor, también estuvo muy involucrado con la contemporaneidad política y cultural del momento: fue presidente de la Asociación de Arquitectas de Cataluña, del Instituto Catalán de las Artes del Libro y del Centro de la Propiedad Intelectual. También fue regidor del Ayuntamiento de Barcelona una temporada, hasta que tuvo que retirarse por motivos de salud.

Salvat fue arquitecto municipal de Igualada, donde diseñó varios edificios con Gili y proyectó el cementerio de los pobres (1909) y el Teatro del Ateneo Igualadí (1913). Proyectó la Casa Oller en Barcelona, con influencias de Puig y Cadafalch y del edificio de la Editorial Salvat, entre otras.

Teatro Ateneo Igualadí / Casa Oller / Editorial SalvatSu obra en común

Isidre Gili y Pau Salvat coincidieron unos años en Igualada y, después, en Lleida.

En Igualada, mientras Salvat era arquitecto municipal, construyeron los emblemáticos Matadero de Igualada (1903-1905), mercado cubierto, denominado popularmente “La Pajarera” (1905-1910) y Cal Ratés (1908).

Matadero de Igualada (1903-1905) “a Pajarera (1905-1910) y Cal Ratés (1908).En Lleida también construyeron un edificio emblemático de la ciudad, el Casino Principal (1913-1920). Este edificio se caracteriza por su estilo historicista y destacan las columnas de capiteles jónicos sobre las que descansan los arcos de medio punto.

¿Conocías estos dos arquitectos modernistas? ¿Conoces más arquitectos modernistas que trabajen juntos?