Sobre Casa de les Punxes

Arquitectura modernista

Deleitate con su historia

Declarada Monumento Histórico de Interés Nacional en 1976 y construida por el arquitecto Josep Puig i Cadafalch, a petición de la familia Terradas, la Casa de les Punxes es actualmente uno de los edificios más emblemáticos de Barcelona, ubicada en plena ruta modernista.

La Casa de les Punxes es uno de los monumentos más representativos del Modernismo Catalán y producto de una época caracterizada por el progreso económico de la burguesía, por fuertes tradiciones artesanales y por una amplia industrialización.

El actual proyecto ofrece un recorrido a través la historia de la Casa y la familia promotora (Terradas) siendo la burguesía del siglo XX, el principal eje vertebrador. Y es que las familias burguesas catalanas de principios de siglo XX responden a un entramado sociohistórico que guarda una estrecha relación con el lenguaje artístico desarrollado por el modernismo.

¿Quieres saber más?

La Casa de Les Punxes, también conocida como Casa Terradas, fue erigida en 1905 y diseñada por el arquitecto Josep Puig i Cadafalch. Su construcción fue comisionada por Ángela Brutau, viuda de Bartolomeu Terradas i Mont -reconocido empresario textil y agrícola- y destinada a sus tres hijas: Àngela, Rosa y Josefa. Es entonces cuando Josep Puig i Cadafalch se encuentra con el encargo de diseñar una casa para cada una de las hermanas. El arquitecto realiza un interesante proyecto de aires medievales, en el cual consigue unificar a la perfección los tres edificios, que aparentemente parecen una sola casa, un solo bloque constructivo. Los edificios debían construirse en un solar triangular, lo que impedía al arquitecto respetar los diseños del Plan Cerdà. Su diseño se inspira en la corriente arquitectónica del norte de Europa, un bloque con 6 esquinas, coincidiendo con las intersecciones de las tres calles que la rodean.

La fachada principal será la de la esquina con la Avenida Diagonal y para enfatizar su categoría, el arquitecto situará dos torres circulares de medida y forma diferentes y de mayor tamaño que las situadas en el resto de vértices. Siguiendo la tendencia neogótica y con una función de mirador conseguirá romper con la simetría del edificio. Los tres inmuebles se dividían en una planta baja, destinada a local comercial; una planta principal, destinada a cada una de las propietarias; cuatro plantas destinadas a alquiler y una gran terraza donde se situaban las dependencias del servicio. La planta baja se construye en piedra con arcos y columnas decoradas con motivos florales y abstractos, mientras que en los pisos superiores se opta por la utilización de ladrillo rojo, combinado con áreas de piedra como las tribunas o balcones.

El movimiento Modernista proponía la síntesis de todas las artes y su integración en la vida cotidiana, se trataba de encontrar un estilo moderno y útil donde el campo artístico se ampliaba y se elevan las antiguas artes menores a la categoría de arte. Si hacemos un recorrido por los detalles decorativos de la casa de Les Punxes, podremos observar la grandiosidad de sus trabajos, y es que Puig i Cadafalch siempre contaba con la colaboración de destacados artesanos, que trabajaban elementos tales como el hierro o el vidrio y que se servían de la utilización de las nuevas técnicas y materiales, consecuencia de los avances de la época.

En la fachada no faltan todo tipo de representaciones, ya sean escultóricas, trabajos de forja, vidrio o cerámica en los que podemos encontrar una lectura simbólica -religiosa o mitológica- como el panel cerámico de la figura de sant Jordi, que corona la fachada de Calle Roselló y que contiene la siguiente inscripción “Sant patró de Catalunya torneu-nos la llibertat” –“Santo patrón de Cataluña devuélvenos la libertad-. Situado en un punto estratégico del mismo, se puede ver un retrato del arquitecto. Motivos florales, figuras masculinas, algunas con cuernos o fisionomías más particulares. También elementos marinos y vegetales como el pez volador -símbolo de poder-, la granada -símbolo de realeza y cristianismo- o el dragón, parte de la iconografía artística medieval y símbolo del mal contra el que luchan los héroes. Elementos decorativos hacen también alusión a la propiedad de las casas, en la parte alta de la fachada, cada uno de los bloques cuentan con un panel cerámico con imágenes que remiten a las hermanas Terradas: en el panel de Ángela Terradas hay una representación de un ángel con las siglas ATB y la siguiente inscripción: “Aquesta obra fou acabada l’any MCMV” – “Esta obra fué acabada en el año MCMV”. En el panel de la casa central, de Josefa Terradas hay un reloj solar con la inscrpción “Numquam te crastina fallet hora” – “mai no seràs fallit per l’hora incerta de l’endemà” con alusiones graficas a San José. Finalmente en casa de Rosa Terradas, hay tres paneles, en uno se representa una mujer envuelta el roses y en los otros dos jarrones de rosas con el anagrama RTB.

Presente en diversos espacios de la casa, y siendo dos de los elementos más recurrentes en la arquitectura modernista, se conservan azulejos cerámicos y pavimentos hidráulicos de gran de valor y artístico y funcional.

Descubre la leyenda de sant Jordi
La leyenda de sant Jordi

Vive en primera persona la leyenda más importante de Cataluña

Descrubre la leyenda
Descubre la Casa de les Punxes
La Casa Terradas

Ven a disfrutar de un espacio único en un monumento de ensueño

Descubre la casa