Antoni Maria Gallissà, el decorador del modernismo

Antoni Maria Gallissà fue un importante arquitecto modernista, muy amigo de Josep Puig i Cadafalch y habitual colaborador de Lluís Domènech i Montaner.

Gallissà nació el 10 de septiembre de 1861 en Barcelona. Después de graduarse con la máxima calificación a los veinticuatro años, fue profesor de la Escuela de Arquitectura de Barcelona. Durante esta época colaboró con Domènech i Montaner y empezó su vida política, afiliándose a la Liga de Cataluña y la Unión Catalanista. Domènech i Montaner influyó mucho en el estilo arquitectónico de Gallissà.

Obras destacadas

Una de sus obras arquitectónicas más notables y conocidas es la Casa Llopis Bofill, en Barcelona. Un edificio de viviendas en el Eixample de estilo modernista con esgrafiados de Josep Maria Jujol. De esta casa, destaca especialmente la completa decoración de la fachada, con cerámicas diseñadas por él mismo.

 

De Gallissà, a pesar de ser arquitecto, hay que decir que destacan especialmente el diseño de los elementos decorativos. La mayoría de arquitectos modernistas diseñaban, además de las casas y edificios, mobiliario, cerámicas, banderas y todo tipo de decoración, pero los de Gallissà fueron particularmente conocidos. Un ejemplo notable de estos elementos decorativos sería la señera del Orfeó Català en un mosaico de Lluís Brú en el Palau de la Música Catalana. Otro diseño remarcable fue el del alumbrado y la ornamentación de la calle de Ferran (1902), inspirado en dibujos de baldosas medievales, a las que era aficionado.

Gallissà también fue diseñador habitual de cerámicas en la fábrica Pujol y Bausis y de los pavimentos hidráulicos de la casa Escofet. Una de sus mayólicas se utilizó en dos edificios de su amigo Puig i Cadafalch: el Palau Macaya y la monumental Casa de les Punxes. Esta mayólica, como muchos de sus otros diseños, tiene motivos vegetales, habituales en el modernismo catalán. Puedes encontrar un video explicativo sobre esta mayólica en el YouTube de Casa de les Punxes

Desde muy joven, Antoni Maria Gallissà sufrió problemas cardíacos, de los cuales murió prematuramente el 17 de abril de 1903 a los 42 años.